Cómo hacer rocas artificiales con cemento

Las rocas pueden ser un interesante recurso ornamental para decorar jardines, estanques y otros espacios del hogar donde la naturaleza es la principal protagonista. Sin embargo, las grandes piedras de origen natural pueden presentar las desventajas de su peso y costo.

Afortunadamente, existe una solución alternativa que incluso puede elaborarse en casa. Se trata de las rocas artificiales fabricadas a base de hormigón que pueden formarse mediante el uso de moldes que pueden adquirirse en comercios especializados o improvisarse con materiales fáciles de encontrar en el hogar.

Cómo hacer rocas artificiales con cemento

Foto: Nargs

Esto último permite a los dueños de casa obtener rocas falsas hechas a medida, específicamente diseñadas para el lugar que se desea decorar.

Para lograr piezas más livianas pero con una imagen similar a las rocas naturales, se puede recurrir a la hypertufa, una sustancia ligera compuesta por varios agregados unidos con cemento Portland que al endurecerse adquiere un aspecto rocoso.

Esta mezcla fue desarrollada precisamente para elaborar adornos de jardín, macetas y otros contenedores, los que resultan ser más livianos si se compara con piezas de terracota o cemento tradicional, además de tener una excelente resistencia a bajs tempraturas (hasta -30ºC)

No hace falta salir a recorrer corralones, ferreterías o supermercados en busca de la hypertufa, ya que ésta se obtiene mezclando 3 partes de perlita, 3 partes de musgo de turba y 2 partes de cemento Portland en una carretilla. Los dos primeros componentes pueden adquirirse en viveros u otros establecimientos especializados en jardinería y paisajismo. Se revuelve bien con una pala pequeña para crear una mezcla uniforme.

Se va agregando el agua un poco a la vez, revolviendo a fondo entre cada adición. Se deja de aportar líquido cuando la mezcla adquiera una consistencia parecida a la de masa de galletas. Cuando ya se pueda formar una pelota, la mezcla ya se ha convertido en hypertufa y está lista para ser puesta en su molde.

Es importante usar guantes de goma al trabajar con esta mezcla, ya que puede dañar la piel.

Respecto de los moldes, estos pueden crearse a partir de una caja de cartón, una conservadora antigua o cualquier otro contenedor que sea lo suficientemente grande para encerrar a la futura roca artificial.

A continuación, se rellenan las esquinas amontonando bollos de papel de aluminio, periódicos viejos o bolsas plásticas, para que la forma dentro del recipiente sea irregular como una roca natural. Finalmente, se cubre el interior de la matriz con una lámina de polietileno o un paño para darle continuidad a la superficie de la piedra.

La mezcla a base de cemento se coloca en el molde en etapas. Primero se vierte una capa de 10 centímetros de espesor en la parte más baja del contenedor, que se convertirá en la parte superior de la roca falsa. Luego se cubren los lados verticales del molde todo el camino alrededor del interior mediante la aplicación de puñados de hypertufa a los lados y uniéndolos con la capa en la parte inferior.

La mezcla correspondiente a los lados del molde debe ser de 7 centímetros de espesor. De este modo se va creando una roca hueca, y la superficie de cemento que entra en contacto con la lámina de plástico que recubre el molde será el exterior de la piedra artificial.

No conviene llenar completamente el molde con la mezcla de hypertufa porque ésta se seca de manera irregular y tardará más en curar. Cuando todos los lados del contenedor estén cubiertos con la mezcla, se debe colocar un segundo recipiente más pequeño dentro del molde. El mismo debe ser lo suficientemente grande como para mantener la mezcla en su lugar hasta que se seque, algo que demanda un mínimo de 24 horas.

Secado y curado de la roca artificial

Pasado el tiempo de secado, se invierte el molde y se lo separa de la nueva roca. También se le retira la lámina de polietileno y se alisa cualquier arruga de los bordes plásticos con un cepillo de alambre. Posteriormetne se vuelve a colocar la piedra falsa en el plástico  y se deja curar en el exterior por un mes.

Finalmente se retira la roca artificial curada del polietileno y se lava con una manguera para limpiar cualquier resto de material suelto. De este modo la piedra ya está lista para ser colocada en su lugar definitivo.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*