Factores que causan el deterioro de las antiguas casas de mampostería

Muchas de las casas antiguas de mampostería ordinaria, sobre todo aquellas diseñadas y construidas a fines del Siglo XIX o principios del XX, suelen llamar la atención por la elegancia y belleza de sus líneas, agregándole valor arquitectónico e histórico a la zona en la que se encuentran. Sin embargo, dependiendo de distintos factores, el paso del tiempo puede hacer mella en estas estructuras, haciéndoles perder el brillo e integridad originales.

Si bien el mantenimiento adecuado y la restauración de estos edificios debe ser diseñado y ejecutado por profesionales calificados, es bueno que los dueños de casa tengan conocimiento de cuáles son los mecanismos de deterioro que pueden contribuir a los problemas asociados a un elemento de construcción en particular o toda la estructura en su conjunto.

Factores que causan el deterioro de las antiguas casas de mampostería

En primer lugar, debe considerarse la pobreza del diseño original de una casa antigua o de los materiales originales. Todas los edificios, modernos o antiguos, representan una asociación entre  tecnología de construcción y los materiales. Mientras que muchas edificaciones antiguas se construyeron sobre la base de diseño empírico, en algunos casos, los materiales y las técnicas de ensamblaje utilizados fueron novedosos en el mercado o no estaban completamente comprendidos en función del rendimiento a largo plazo.

Los problemas también pueden derivar no sólo de materiales hechos por el hombre, sino de las deficiencias en los materiales naturales que no fueron identificados antes de su colocación. Cuando se trata de abordar los problemas asociados con un mal diseño o material original, será necesaria una evaluación más completa de estos elementos. También es importante tener en cuenta que, sin mantenimiento regular apropiado, incluso los materiales y los sistemas de construcción de calidad pueden ser vulnerables al deterioro a través de la exposición del medio ambiente (ciclos de congelamiento/descongelamiento, las fluctuaciones térmicas, vientos, humedad, etc.)

La corrosión es otro factor de deterioro en las casas antiguas de mampostería ordinaria. Muchos edificios de este tipo, en particular los de principios del siglo XX, contienen elementos de soporte secundarios compuestos de diversos materiales, como es el caso de las aleaciones de hierro, que son propensas a la corrosión si no se tratan adecuadamente. Mientras el hierro fundido y forjado sufren menos por este problema, las formas tempranas de acero que suelen hallarse en las estructuras de mampostería de ese período de tiempo, pueden producir gran cantidad de corrosión.

Este factor sólo puede comprometer la capacidad del acero, sino también ejercer una enorme presión sobre la mampostería circundante. Si la corrosión alcanza un estado avanzado, puede justificar una reparación más invasiva a lo largo de las líneas de estabilización a través de protección catódica o reconstrucción y sustitución de materiales.

Los movimientos de suelo o el asentamiento de las estructuras también pueden influir en el deterioro de una casa antigua.  Durante la vida útil de un edificio, existe el potencial de tener que soportar movimientos derivados de un acontecimiento dramático singular (terremoto) o de condiciones a largo plazo asociadas con los cimientos del edificio (como el asentamiento) y la interacción entre materiales diferentes. Las grietas son generalmente la primera indicación de que algún tipo de movimiento se está produciendo en una construcción.

Problemas de humedad en casas antiguas

Dependiendo del tipo de construcción de mampostería, los problemas de humedad y de infiltración potencial de humedad pueden variar. En general, todas las envolventes de los edificios están diseñados para proporcionar una protección contra el sol, el clima y el agua. Los materiales de albañilería han cumplido esta función con éxito durante siglos y los elementos y ensambles que se usan hoy en día siguen cumpliendo estas funciones.

Si una casa antigua ha sido diseñada y construida correctamente, y se usaron los materiales adecuados, el principal problema con la infiltración de humedad puede deberse a la falta de un mantenimiento regular de las unidades de mampostería históricas (ladrillo, piedra y arcilla) y el mortero. La presencia de agua en cantidades pequeñas y grandes pueden causar daño no sólo a la estructura de paredes y techos, sino también a los acabados.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*