Consejos para pintar paredes interiores

El éxito en la tarea de pintar las paredes en el interior de una vivienda depende de distintos factores, que van desde la selección de las pinturas y colores correctos, el buen uso de las herramientas adecuadas, y la limpieza del lugar en el que se va a trabajar.

Ya en el post “Algunos trucos para pintar habitaciones como un profesional” se expusieron algunas recomendaciones para tener éxito en el imprimir nuevos colores a los distintos ambientes interiores. Sin embargo, quedaron en el tintero otros consejos igualmente útiles.

Consejos para pintar paredes interiores

En primer lugar, es recomendable hacer un cálculo de la superficie total a pintar. Este paso es importante, porque en base a las medidas obtenidas se podrá saber qué cantidad de pintura se necesitará. La superficie se calcula multiplicando el ancho por el alto de la pared y de aquella se resta la superficie correspondiente a las aberturas (puertas, ventanas, etc.) que pudieran haber.

Usualmente se estima que, para cubrir una habitación de 40 metros cuadrados, se necesitarían alrededor de 4 litros de pintura, aunque si se necesita cubrir superficies texturadas, ásperas o no imprimadas se podría requerir más cantidad. En todo caso, estos números también pueden variar dependiendo del tipo de pintura elegida (al agua o al aceite, por ejemplo), por lo que es conveniente solicitar el asesoramiento correspondiente en el negocio donde se va a comprar el material.

Para los más perfeccionistas que desean asegurarse de que el color escogido es el que más se acerca a lo deseado, se recomienda comprar primero una lata pequeña de la pintura y aplicarla en una tabla. Luego, se mueve esa muestra alrededor de la habitación para ver cómo incide la luz en los distintos momentos del día.

Otra recomendación importante respecto de la pintura sobre paredes interiores: No debe aplicarse el látex sobre un acabado de aceite y viceversa sin antes haber lijado las paredes (usando una máscara para proteger ojos y vías respiratorias) y retirado las partículas de polvo con un trapo húmedo.

Debe aplicarse una imprimación de la misma composición (aceite o látex) de la capa del acabado deseado. Para saber si el actual color de la pared es a base de agua o aceite, se puede empapar un paño blanco con alcohol y frotar la superficie. Si la pintura se ablanda y comienza a transferir a la tela, es que está basada en agua. Si el alcohol no elimina ningún color, la pintura es a base de aceite.

Limpiar paredes y techos antes de pintar paredes interiores

La limpieza es otro factor importante en el trabajo de pintar paredes interiores. El hecho de que la superficie esté libre de restos de polvo, grasa y otra suciedad ayudará a una mejor adherencia de la pintura. Se puede usar una esponja embebida en una mezcla de agua tibia y detergente para platos, y pasarla de arriba a abajo. Antes de comenzar a pintar hay que asegurarse que el muro esté totalmente seco.

Sin embargo, no sólo las superficies sobre las que se trabajará deberán estar limpias, sino también los techos, donde siempre tienden a acumularse el polvo y las telarañas que pueden desprenderse y quedar adheridos a la pintura fresca. Se puede utilizar un viejo pincel o cepillo para limpiar esa superficie horizontal, al igual que los zócalos y molduras, antes de comenzar a pintar.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*