Errores clásicos en la pintura de interiores que pueden evitarse

Pintar la habitación de una casa es una tarea relativamente sencilla para la mayoría de sus moradores, aunque esa facilidad ha llevado a muchos a creer que se puede obtener un buen resultado trabajando sin una preparación previa de las superficies a tratar ni los materiales y herramientas adecuadas.

En este post se verán algunos errores más comunes que cometen quienes recién se inician en la pintura de interiores, que por fortuna pueden ser advertidos a tiempo y evitarse.

Errores clásicos en la pintura de interiores que pueden evitarse

. Falta de preparación de las paredes y techos: Es una de las omisiones clásicas, sobre todo en aquellas habitaciones que se desea volver a pintar después de un tiempo. Por una cuestión de tiempo o de pereza, puede ser tentador saltarse el paso de dejar las superficies lo más limpias y lisas posibles.

Sin embargo, esto puede repercutir negativamente después de terminar el trabajo, cuando queden en evidencia las imperfecciones que no fueron reparadas oportunamente e incluso cuando la pintura comience a desprenderse al poco tiempo, debido a que las partículas de suciedad y polvo o las capas viejas de color impidieron la correcta adhesión del nuevo material.

. Falta de imprimación de las superficies: Otro error, estrechamente relacionado con el anterior, se refiere a la falta de imprimación de las superficies antes de aplicar la pintura.

La falta de una capa inferior que sirva de soporte puede hacer que la pintura se adhiera mal a las paredes y techos. Una superficie porosa puede absorber mucha pintura, lo que obligará a aumentar el número de capas requeridas para obtener un acabado más o menos satisfactorio.

En el mercado existen distintos productos que pueden cumplir la función de imprimadores y que se adaptan al tipo de superficie a cubrir (mampostería, metal, yeso, melamina, madera, etc.). Lo importante en la aplicación de todos ellos es seguir las instrucciones de los fabricantes, sobre todo en lo que se refiere al modo de uso y los tiempos de secado.

. Uso de herramientas inadecuadas: Pinceles, rodillos o pulverizadores de baja calidad o inadecuados para el tipo de pintura a usar puede complicar todo el trabajo. Sin el equipo indicado, se puede terminar gastando más tiempo y dinero u obtener un resultado final poco satisfactorio. Lo mismo puede suceder si se utilizan herramientas viejas y deterioradas.

. No proteger muebles y pisos: Muchos pintores noveles creen que pueden desafiar las leyes de gravedad y no toman los cuidados necesarios para evitar los derrames de pintura sobre los objetos presentes en la habitación u otras superficies. Unas gotas de color sobre unas baldosas cerámicas pueden limpiarse con relativa facilidad, pero ¿qué pasa cuando el derramamiento se produce sobre un mueble de madera o una alfombra?

Por ello, antes de iniciar el proceso de pintura, es importante proteger la zona, retirando la mayor cantidad del mobiliario, alfombras y cortinas. Si no se cuenta con un espacio alternativo, se pueden agrupar los muebles en el centro de la habitación y protegerlos con una lona, sábanas viejas dobladas por la mitad.

También puede retirarse la cobertura los enchufes e interruptores eléctricos y cubrir el piso con una gran lona plástica, la que puede asegurarse al suelo con la ayuda de cinta adhesiva.

Para superar estos y otros errores en la labor de pintura, pueden seguirse las recomendaciones contenidas en los posts “Consejos para pintar paredes interiores” y  “Algunos trucos para pintar habitaciones como un profesional”.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*