Materiales alternativos para una encimera de cocina

Al elegir el material para una encimera o mesada de cocina por lo general se piensa en el laminado (fórmica), el granito o la piedra, si el presupuesto lo permite. Sin embargo, existen en el mercado otros materiales que son funcionales y duraderos, algunos de los cuales se verán en este post.

Por regla general, al momento de elegir el acabado adecuado para esa superficie sobre la que se realizarán las tareas habituales de la cocina, se piensa en su utilidad y en su combinación con el resto de la decoración de la sala.

Materiales alternativos para una encimera de cocina

Aparte de los materiales mencionados en el primer párrafo, existe la posibilidad de considerar otras alternativas válidas, tanto desde el punto de vista utilitario como estético, tal es el caso de las encimeras de acero inoxidable, madera maciza, hormigón, cerámicos, zinc, e incluso cobre.

El acero inoxidable es una superficie muy trabajadora que es muy fácil de mantener y a la vez es muy atractiva a la vista. Sus cualidades reflectantes hacen que sea una buena opción, especialmente para una cocina de pequeñas dimensiones, al reflejar la luz tanto natural como artificial y creando una sensación de amplitud.

Una superficie de acero inoxidable también refleja los colores de la habitación. Además, se puede extender hasta la pared y actuar como un protector contra salpicaduras, y puede incluso ser utilizada para cubrir toda una pared. Este material funcional proporciona al espacio un aspecto limpio y elegante.

El hormigón es otro material resistente que puede ser una interesante opción para una mesada de cocina. Se presenta en diferentes terminaciones, colores y estilos, dependiendo de la cantidad de agregado y el pigmento de color añadido a la mezcla. Una vez sellado, el concreto proporciona una superficie de trabajo perfecta.

El zinc, otra alternativa para encimera, tiene una apariencia similar al acero inoxidable, aunque a diferencia de éste tiende a mancharse y abollarse con más facilidad. Sin embargo, algunos expertos lo recomiendan para aprovechar esos desgastes que le dan un aspecto “envejecido”, especial para crear interesantes efectos decorativos. Su reacción con el tiempo al agua, a los aceites y a los cítricos ayuda a crear una atractiva pátina sobre la superficie.

Una encimera de cobre, por su parte, contribuye a darle un brillo cálido a cualquier cocina. Por tratarse de un material muy flexible, el cobre se puede doblar para crear un vistoso borde de mesada, ya sea recto o redondeado, siendo esto último más caro de lograr si el material utilizado fuera la piedra.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*