Cómo hacer aromatizadores de ambiente caseros

Los aromatizadores de ambiente son considerados una herramienta útil para ocultar olores desagradables en determinado espacio. En la actualidad existe una grande y variada oferta de productos comerciales que cumplen esa función, aunque muchas personas prefieren recurrir a soluciones fáciles de hacer en casa y usando materias primas más naturales.

Los cítricos, las hierbas aromáticas, y determinadas flores, combinadas con otros elementos, son los recursos más utilizados en recetas para la elaboración de eficaces aromatizadores de ambiente. Es importante tener en cuenta que, al igual que algunos de los productos industriales, sólo enmascaran los malos olores.

Cómo hacer aromatizadores de ambiente caseros

Una solución rápida y sencilla para crear una fragancia fresca y agradable consiste en combinar los aromas del limón, el romero y la vainilla.

Para elaborar este aromatizador de ambiente se necesitan un frasco de vidrio, dos limones pequeños, dos o tres ramitas de romero, una cucharadita de extracto de vainilla, y agua.

El proceso es sencillo: Sólo se necesita cortar los limones en rodajas finas y se las coloca con el romero y la vainilla en el frasco, el que se llena con agua y se cierra, para luego dejar en la heladera por una semana.

Al cabo de ese tiempo, el aromatizador natural de ambiente estará listo para su uso. Para ello se vierte el contenido del recipiente en una cacerola pequeña a la que se le agrega un vaso extra de agua. A continuación se coloca al fuego, dejándola hasta que el agua entre en ebullición, momento a partir del cual se deja que la cocción continúe a fuego lento.

A medida que el líquido se evapora, se debe ir agregando más agua para asegurar una mayor acción aromatizadora. Se puede dejar la olla en fuego lento por varias horas (sin descuidar la incorporación de más líquido, obviamente) para ayudar a que la fragancia se imponga con más fuerza y permanezca por más tiempo en el ambiente.

Aromatizador casero para alfombras

Otro aromatizador hecho en casa que promete buenos resultados es el que combina bicarbonato de sodio, romero seco y aceite esencial de lavanda. Se trata en realidad de un polvo para aromatizar alfombras, que se aplica de igual manera que productos comerciales similares.

Para su preparación, se necesitan unas ramitas secas de romero, las que se pican en trozos bien pequeños; si se puede utilizar una procesadora, mucho mejor, porque mientras más fino sea el romero, más uniforme será la difusión del aroma sobre la alfombra tratada.

A continuación, se vierten media taza de bicarbonato de sodio, 10 gotas de esencia de lavanda y dos cucharaditas del romero triturado en el interior de un frasco o una bolsa plástica con cierre hermético y se mezclan todos los componentes.

De este modo se obtiene un polvo aromatizador casero que se esparce sobre la alfombra o tapete, y se deja reposar durante 15 minutos o más antes de pasar la aspiradora para completar la limpieza.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*