Cómo hacer mantenimiento a un piso de ladrillos: El sellado

El uso de ladrillos comunes para la construcción de pisos y caminos puede ser una interesante opción a la hora de darle a un lugar un toque natural y rústico sin necesidad de incurrir en grandes gastos ni invertir demasiado tiempo y trabajo. Sin embargo, este material posee ciertas características que deben ser tenidas en cuenta si se quiere que mantenga su aspecto e integridad física por la mayor cantidad de tiempo posible.

En primer lugar, debe recordarse que el ladrillo en su estado natural es bastante poroso, lo que facilita la penetración de la humedad y otros elementos que pueden terminar dañándole o favoreciendo la aparición de manchas en su superficie (en el mejor de los casos). Por eso se recomienda sellar el piso a fin de protegerlo.

Cómo hacer mantenimiento a un piso de ladrillos: El sellado

En algunos casos, los ladrillos pueden venir de fábrica cubiertos con un potente tapaporos comercial. En caso de que no sea así, será necesario recubrir el material con un agente sellador inmediatamente después de la instalación y antes de su uso.

Por lo general, el sellador para ladrillos puede adquirirse en ferreterías y casas de materiales para la construcción. La cantidad a comprar dependerá de la superficie a cubrir.

Antes de su aplicación, hay que asegurarse de que el suelo está completamente seco y libre de cualquier residuo o suciedad. También es conveniente probar el líquido en una pequeña zona de una esquina del piso de ladrillos para determinar cómo se vería y al mismo tiempo asegurarse de que no causa rayas o manchas.

El sellador se vierte en una cubeta o bandeja de pintura y se aplica con un rodillo o un pincel de espuma de poliuretano, tratando de que toda la superficie del piso quede cubierta por una capa fina y uniforme, incluyendo ambas caras de los adoquines y las líneas de la lechada existente entre ellos. Una vez terminado se deja que la superficie seque completamente.

Poniendo a prueba el sellado del piso de ladrillo

Para comprobar si el sellado ha sido exitoso, se puede echar una pequeña cantidad de agua sobre el piso de ladrillos. Si las gotas terminan formando “perlas” sobre la superficie, se puede interpretar que el trabajo ha sido exitoso. En cambio, si se nota que los ladrillos se empapan con el líquido, significa que tendrá que tendrá que aplicarse una nueva capa de sellador.

A menos que se pula periódicamente el piso de ladrillos con una cera auto-sellante a base de agua, el trabajo de sellado descrito en los párrafos anteriores debería hacerse en forma anual. Asimismo, conviene hacer una limpieza semanal, ya sea barriendo o pasando la aspiradora, para mantener la superficie libre de cualquier residuo dañino.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*