Muebles: Cómo reparar un cajón que se traba

Cuando el cajón de un mueble (cómoda, mesa de luz, gabinete, armario, etc.) no se desliza bien o se traba completamente y para manipularlo hace falta recurrir a golpes o tirones, se convierte en un problema fastidioso y muchas veces peligroso para la integridad de la estructura de la que forma parte.

Afortunadamente, existen sencillos pasos que permiten solucionar este inconveniente sin tener que recurrir a grandes gastos ni a trabajos complicados de carpintería.

Muebles: Cómo reparar un cajón que se traba

En primer lugar, conviene retirar el cajón de su lugar y ubicarlo sobre una superficie horizontal y controlar con una regla y escuadra si el mismo ha sufrido algún tipo de deformación (por ejemplo, si presenta sus lados o base hinchados o torcidos).

Si esa deformación es muy evidente el problema es complejo y es posible que se requiera la intervención de un carpintero. Pero si las dimensiones originales se han mantenido es más fácil emprender el trabajo de reparación por cuenta propia.

Para comenzar, es necesario controlar que no haya clavos, espigas o cuñas fuera de lugar tanto en el cajón como en la parte inferior del mueble sobre la que el mismo se desliza. En este caso es fácil reemplazar los clavos o volver a pegar las cuñas para que el cajón defectuoso vuelva a correr normalmente.

Si el examen visual no revela anormalidades y el mueble en cuestión tiene cajones similares al que ha creado el problema se puede intentar intercambiarlos de lugar. En algunos casos basta con esta medida para encontrar una solución satisfactoria.

Si el inconveniente persiste, se vuelven a colocar los cajones en sus posiciones originales y se marcan las partes que se traban del cajón problemático con una tiza mojada para luego introducirlo de nuevo en su espacio, forzándolo un poco.

A continuación, se lo vuelve a extraer. Las partes que fueron sometidas a fricción no mostrarán la marca de la tiza, lo que permitirá individualizar el o los elementos responsables de la obstrucción, que suelen ser rajaduras en las guías de madera, metal o plástico, o una leve hinchazón en uno de los laterales.

En el primer caso, bastará con reemplazar las guías por otras nuevas que pueden adquirirse en los negocios del rubro.

Cómo reparar un cajón deforme o hinchado

Para el caso de pequeñas deformaciones del cajón, con un garlopín o un cepillo de carpintero, formón y papel de lija se puede eliminar el sobre espesor detectado, trabajando con delicadeza y repitiendo, si es necesario, la prueba de la tiza hasta lograr que el cajón se deslice de nuevo aunque sea con un poco de esfuerzo.

En ese momento bastará con frotar las paredes afectadas con jabón seco, líquidos lubricantes o cera para que todo vuelva a funcionar de la manera correcta.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*