Ventajas y desventajas de usar lámparas LED en casa

Hasta hace unos años, la palabra LED solía asociarse a las diminutas luces parpadeantes en las computadoras y en relojes despertadores. luego se relacionó con las pantallas de smartphones, tablets y televisores. Actualmente, el uso de la tecnología del diodo emisor de luz se ha extendido a otras aplicaciones del hogar, como sucede con las lámparas LED que están sustituyendo a las bombillas convencionales para el uso diario gracias a las ventajas que ofrece en materia de ahorro de energía y durabilidad.

El LED es un dispositivo semiconductor que se ilumina cuando una corriente eléctrica pasa a través de él. Las lámparas LED son altamente eficientes, utilizan menos energía para emitir tanta luz como las bombillas tradicionales, y duran mucho más tiempo (la mayoría suele tener una duración teórica máxima de 23 años con tres horas de uso por día).

Ventajas y desventajas de usar lámparas LED en casa

Los ledes vienen en colores, incluyendo rojo y verde. Muchos semáforos, de hecho, se hacen con la iluminación del LED. Sin embargo, no hay ledes blancos. Para alcanzar la luz blanca utilizada en el hogar o en las oficinas, los fabricantes mezclan colores en diferentes longitudes de onda, o aplican un material de fósforo como filtro.

Debido a que cada uno de estos diodos sólo emiten luz en una sola dirección, no podrían iluminar toda una habitación con luz como lo haría una lámpara tradicional. Por esta razón los fabricantes incorporan juegos de cristales y lentes en en interior de las bombillas LED para que la luz pueda distribuirse de una manera más uniforme.

Uno de los principales puntos a favor del uso de las lámparas LED reside en su eficiencia energética en comparación con otros tipos de dispositivos. Los focos se miden en términos de vatios y lúmenes; los vatios se refieren a la cantidad de energía que consume una bombilla, y los lúmenes se refieren a la cantidad de luz que da hacia fuera. Una bombilla incandescente utiliza 60 vatios para producir 800 lúmenes, mientras que una con tecnología LED generalmente utiliza sólo 9 o 10 vatios para producir la misma cantidad de lúmenes.

También se ubican por encima de las lámparas de bajo consumo o bombillas fluorescentes compactas (CFL), que requieren entre 14 y 15 vatios para producir 800 lúmenes. Sin embargo, muchas personas han encontrado que son un reemplazo insatisfactorio para los focos incandescentes porque muchos modelos emiten una luz poco agradable, a veces parpadeante, y pueden demorar más tiempo para llegar a iluminarse completamente. Además, su vida útil se acorta cuando se encienden y se apagan con frecuencia.

Las lámparas LED, en cambio, se iluminan totalmente de inmediato y no contienen mercurio como las CFL. La calidad de la luz difiere entre las marcas. Algunas bombillas LED para el hogar emiten una luz dura, casi azul o verde, mientras que otras son más exitosas en reproducir la luz cálida de una lámpara incandescente. La mejor manera de probar las distintas alternativas de dispositivos sin gastar mucho dinero es visitar una tienda de electricidad e iluminación donde se podrán comparar diferentes marcas y modelos en exhibición.

Foto: Philips

La principal desventaja que presentan los focos con tecnología LED radica en su precio, ya que son más caros que otros tipos de bombillas. Sin embargo, son hasta un 80 por ciento más eficientes que las bombillas tradicionales, por lo que el costo inicial se compensa con los ahorros en el consumo de energía. Los costos de reemplazo también se reducen debido a la longevidad del material.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*