Cómo colocar un piso de baldosas cerámicas en el baño

Las baldosas cerámicas pueden ser una interesante alternativa para darle un toque nuevo y elegante al antiguo piso del baño, y ofrece la ventaja de que puede ser instalado con éxito por uno mismo, siempre y cuando se sigan unas recomendaciones generales, y de ese modo ahorrarse el dinero que implicaría la contratación de albañiles.

Ya sea que se busque reemplazar un viejo piso desgastado o instalar uno totalmente nuevo, los cerámicos son una buena elección cuando se  trata de obtener una superficie con mejor apariencia y mayor durabilidad. Cuando se colocan correctamente, se obtiene un piso que prácticamente requiere poco cuidado y mantenimiento. A esto se suma la ventaja que representa la posibilidad de seleccionar los materiales a partir de una amplia gama de colores y texturas.

El primer paso consiste en la adquisición del material necesario para la obra. En esta etapa es importante contar con un bosquejo de la planta del baño y las medidas del mismo, ya que en base a esos números se podrá determinar la cantidad aproximada de baldosas de cerámico que se necesitarán para cubrir la superficie deseada.

Para ese cálculo, pueden seguirse las recomendaciones incluidas en el post “Cómo calcular la superficie del piso para colocar baldosas”.

En base a la cantidad de baldosas cerámicas adquiridas, también se deberá comprar el cemento u otro material apto para adherir las losetas al piso, el que se preparará de acuerdo con las indicaciones del fabricante o del vendedor (por eso es importante hacer las compras en casas con reconocida trayectoria en la materia)

En cuanto a las herramientas que se necesitarán para instalar baldosas cerámicas en el piso de un baño, se incluyen una espátula, una llana dentada o cuchara para la aplicación y distribución del adhesivo, separadores de cuña, un cortador de cerámicos, cinta métrica, nivel (de burbuja o digital), papel lija, una esponja, un paño limpio, cepillo, una espátula de goma, y pastina para rellenar los espacios entre las baldosas.

Antes de comenzar a trabajar, es necesario verificar que la superficie a pavimentar se encuentre debidamente nivelada y limpia de restos de polvo, yeso, sales o pintura. También debe revisarse bien para localizar posibles agrietamientos, en cuyo caso deben repararse con mortero de cemento, para asegurar una buena adherencia del revestimiento y una mayor durabilidad.

Una vez hechos los arreglos necesarios y comprobada la correcta nivelación, corresponde limpiar bien la superficie del contrapiso, pasando primero un cepillo de cerdas duras y luego echando agua para quitar todo resto de suciedad, polvo o aceite que pudiera afectar la adhesión de las baldosas cerámicas al soporte.

A continuación, se presentan los cerámicos sobre el piso del baño con el objeto de verificar si todo calza sin problemas o si serán necesarios algunos cortes para asegurar su encaje correcto. Posteriormente se retiran las piezas y con una llana se procede a aplicar sobre el suelo y sobre la parte posterior de las baldosas una capa de mortero de cemento o el adhesivo que sugiera el fabricante de las mismas.

Si son necesarios algunos cortes, conviene realizarlos usando el cortador de baldosas en una habitación ventilada o fuera de casa, para no dejar polvillo en la zona de trabajo. Luego de cortar, se lija para darle a la loseta un buen acabado y se limpia con una esponja húmeda.

Debe recordarse que, como sucede con cualquier otro tipo de material para piso, la primera baldosa cerámica debe colocarse en la esquina más alejada del ingreso de la entrada al baño.

Colocación y fijación de las baldosas cerámicas en el piso del baño

Sobre cada pieza que se coloque es conveniente darle unos pequeños golpes son el mango de la llana o con un mazo de goma para asegurarse que no queden burbujas de aire debajo. Se repite la operación con las siguientes losetas, comprobando con el nivel a medida que se avanza en la obra y usando las cuñas espaciadoras entre una y otra baldosa.

Una vez que se colocaron todas las baldosas cerámicas, se deja secar el adhesivo por el tiempo indicado por el fabricante, para luego proceder a retirar los separadores y aplicar la pastina, emparejándola con la espátula de goma y dejándola secar completamente.

Recibí nuestros articulos gratis