Cómo colocar un piso de linóleo sobre una base de cemento

Ya hemos hablado de pisos de linóleo en otros post, sobre el cuidado del mismo y la aplicación básica. En este caso, brindamos datos para instalar el piso de linóleo directamente sobre el cemento. La particularidad del cemento es que deberás aplicarlo con especial cuidado, dado que algunos desperfectos pueden provocar rupturas y resquebrajaduras en tu suelo de linóleo.

Este trabajo puede hacerlo alguien sin experiencia, siempre y cuando se trate de baldosas de linóleo para pegar sobre cemento. Si lo que tienes son láminas de linóleo, quizás debas acudir a especialistas. Antes de empezar, ármate de un combo de herramientas y utensilios especialmente diseñados para estos menesteres.

pisos de linoleo

Herramientas y disposición del cemento para colocar el suelo de linóleo

Lo más importante antes de colocar el linóleo sobre el cemento, es comprobar que la humedad de este último no exceda los 2 kg cada 90 m2. Para averiguar este dato en tu suelo de cemento, puedes recurrir a un práctico “kit de prueba de humedad” puntualmente fabricado para el cemento.

Luego, limpia de obstáculos toda la superficie a cubrir y asegúrate con un nivel que el piso de cemento esté parejo. El cemento suele tener baches o bultos: quítalos con una prensa. Rellena los huecos y grietas con rellenos especiales para cemento aplicándolos con una paleta. Cuando seque el relleno, podrás proceder a colocar el nuevo piso de linóleo.

Colocación del linóleo en baldosas sobre base de cemento

Lo más importante a la hora de instalar pisos, del tipo que sea, son las correctas mediciones y divisiones de la superficie a cubrir. Para llevarlas a cabo, mide cada una de las cuatro paredes de modo de encontrar el punto medio. Con una tiza une los puntos en el suelo, en la intersección de las horizontales y las verticales.

Antes de colocarlos definitivamente, colócalos “en falso”, es decir, sin quitarles el papel adhesivo. Así, podrás cuidar el diseño, en caso de haberlo, y la extensión necesaria. Luego, retíralos y arma pilas a los costados, en el orden en que luego los colocarás.

Ahora sí, comienza a colocar la primer baldosa de linóleo sobre tu piso de cemento, haciéndolo desde el centro, alineándola con las líneas que trazaste con la tiza. Recuerda presionar con firmeza cada baldosa de linóleo que coloques. Si tienes que cortarlas, emplea un cutter o navaja bien afilados.

Listo. Sólo te falta pasar un rodillo por toda la superficie cubierta con baldosas de linóleo, para asegurarte que estén bien adheridas.

 

Recibí nuestros articulos gratis