Cómo colocar un piso flotante de goma

Los pisos flotantes de goma se emplean como pisos conductivos o como pisos sanitarios. En el primer caso, requieren de un tipo de instalación mediante mallas. En el segundo caso, que es el que veremos en este post, las láminas o rollos se colocan de manera sencilla, y puede hacerlo una misma mediante una serie de pasos cuidadosos.

Los pisos de goma se comercializan en planchuelas cuadradas o en rollos y tienen un grosor de 5 ml. Su uso es apto para viviendas, comercios o instituciones, y se los suele elegir por el alto rendimiento y el bajo costo. El mercado ofrece una variedad bastante amplia de diseños y colores, de modo que es posible hacer combinaciones y obtener resultados agradables.

colocar piso goma

Instalación del suelo de goma

Lo bueno de los pisos flotantes es que se los puede colocar sobre todo tipo de superficie, desde el contrapiso “en crudo”, hasta un suelo de baldosas o madera. Si necesitas refaccionar de manera rápida un espacio para habitar, los suelos de goma te servirán como aislantes térmicos, tanto del frío como del calor.

Para colocarlos tampoco precisas demasiados elementos, básicamente los materiales de aplicación son cemento de contacto -el mercado ofrece productos especiales para adherir este tipo de superficie-, y las consabidas herramientas de corte y medición. Por lo demás, el mantenimiento de los suelos de goma es sencillo.

Estos pisos resisten muy bien la humedad, de modo que pueden tranquilamente ser dispuestos en un baño o en una cocina. Además, son útiles por sus cualidades antiestáticas para sitios donde abundan artefactos eléctricos. La grandeza de estos suelos, es sin dudas, esa capacidad de soportar alto tránsito, sol directo, humedad, etc.

Si bien son muy resistentes, hay que cuidar a los pisos de goma de los rayones. Para eso, trata de que las patas de los muebles tengan sus respectivos protectores.

Recomendaciones para una colocación perfecta

Una forma profesional de colocar el piso flotante de goma es mediante la soldadura de sus juntas y un buen zócalo. Para soldarlas juntas, los especialistas emplean dos métodos: o bien dejan una mínima separación de 3 ml entre los rollos; o proceden a colocar primero los rollos para luego, mediante un abrejunta, separar apenas las gomas. La soldadura se realiza con un producto especial, que conviene esté a tono con el piso.

El otro detalle propio de profesionales es la colocación del zócalo. Para ello se usa una guía que se coloca previamente al piso de goma y que sirve para un resultado prolijo. Un consejo final, esperar 24 hs. antes de acomodar muebles o caminar sobre el suelo.

Recibí nuestros articulos gratis