Saltar al contenido

Cómo construir un camino empedrado en el jardín

La piedra ha sido, desde tiempos remotos, uno de los materiales fundamentales para la construcción, y su uso funcional y decorativo se ha extendido hasta nuestros días, gracias a sus cualidades físicas pero también a su precio económico. Las calzadas o caminos empedrados en los jardines, por ejemplo, son una muestra de la vigencia de este material para preservar las áreas cultivadas y al mismo tiempo aportar un valioso elemento ornamental al hogar.

Desde el punto de vista práctico, contar con un sendero empedrado representa una importante ayuda al mantenimiento de la limpieza del lugar, además de crear una vía de acceso que facilite el tránsito de las personas por el espacio verde sin que éstas dañen la vegetación. Otra ventaja que ofrece este tipo de solución es que permite el drenaje del suelo, evitando la formación de charcos durante las temporadas de lluvia o por el riego.

empedrado1

Desde una perspectiva decorativa, un camino empedrado en el jardín permite jugar con la combinación de diferentes formas, tamaños y colores, dándole un aspecto rústico y elegante a la vez, algo que contribuye a revalorizar el espacio en el que se encuentra instalado.

Básicamente, este trabajo de construcción consiste en asentar, nivelar y compactar las formaciones de piedras sobre una base de tierra suelta o arena. En otros casos, sobre todo cuando se trabaja con piedras de menor tamaño, se suele utilizar cemento para fijarlas al camino.

MIRA TAMBIEN  Cuáles son los sistemas de calefacción para el hogar

El primer paso en el proceso de construcción de un camino empedrado en el jardín «en seco» (es decir, sin utilizar cemento) implica la preparación de la base, excavando hasta una profundidad adecuada a las dimensiones de la piedra que se va a utilizar, y limpiando el área de residuos y malas hierbas.

En esta etapa es recomendable dejar el terreno con una pendiente de 1 centímetro, que será imperceptible al paso, pero que ayudará a que el agua se escurra fácilmente, previniendo la formación de charcos durante la temporada de lluvia o de capas de hielo durante las épocas más frías del año.

Para asegurarse de que el material pétreo no se desplace más allá de los límites del camino durante su colocación, se puede armar un cierre perimetral del mismo con la ayuda de unas tablas o perfiles metálicos.

A continuación, se colocará sobre el sitio delimitado una capa de grava de 5 centímetros de espesor, la que se humedece y nivela antes de echar arena encima de ella, hasta completar otros 5 centímetros de altura.

MIRA TAMBIEN  Selladores ¿Qué Son?, Tipos y Características

El siguiente paso consistirá en colocar las piedras, ubicando las más grandes primero y luego las pequeñas, asegurándose de que todas queden planas y al mismo nivel, comprimiendo cada roca con un martillo de goma para que quede bien firme en la arena.

Antes de su colocación, se puede modificar la forma de algunas piedras con la ayuda de una maza para mejorar la adherencia de unas contra otras o para usarlas como cuñas para asegurar la posición de las más grandes.

Camino empedrado en el jardín: Uso de arena polimérica

Una vez completado el camino empedrado en el jardín, y con el fin de facilitar aún más la fijación de las piedras, se puede esparcir sobre toda la superficie una capa de arena polimérica (mezcla de arena con algún aglomerante a base de polímeros) asegurándose de que la misma penetre bien hasta el fondo de las juntas.

arena polimerica

Después de retirar el sobrante de arena polimérica, se riega con agua para que aquella se active y endurezca, terminando de esta manera la construcción del camino empedrado en el jardín.

Recibe Gratis Nuestros Articulos!

1 comentario en «Cómo construir un camino empedrado en el jardín»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *