Cómo instalar un salpicadero de vidrio en la cocina

El salpicadero de la cocina, conocido también por su término en inglés backsplash, es el nombre que se le da a la pared posterior a las hornallas y mesada, y es la parte donde se concentra la atención visual que quienes se encuentran en ese espacio, por lo que es importante tener cuidado al momento de decidir qué materiales y diseños usar.

Otro punto a tener en cuenta es el hecho de que, por su ubicación, es una de las zonas más expuestas a las manchas y salpicaduras de grasa y agua producidas por la preparación y cocción de los alimentos, o del lavado de vajillas, ollas y otros utensilios. Por ese motivo también se debe tener especial cuidado de buscar un revestimiento que facilite en gran medida la limpieza.

Un salpicadero de vidrio puede ser la selección adecuada para responder a los requerimientos de estética e higiene antes mencionados, gracias a la belleza, durabilidad y fácil mantenimiento de dicho material.

En primer lugar, como la superficie de cristal no es porosa y requiere pocas líneas de lechada, es casi imposible que en aquella se produzca la aparición y propagación de moho y gérmenes. Asimismo, debido a su propiedad de refracción de la luz, ayuda a que la cocina luzca más amplia.

Adicionalmente, este tipo de material ofrece las ventajas de ser resistente al calor y de ser muy durable.

El primer paso para instalar un salpicadero de vidrio en la cocina es lavar con detergente para vajillas y agua el área sobre la que se va a trabajar. También se puede pasar una lija de grano grueso para dejar la superficie en mejores condiciones para recibir el adhesivo de las baldosas vítreas.

Sobre la mesada de la cocina o sobre una mesa, se colocan las láminas de mosaicos como se prevé que irán en la pared, dejando un espacio de unos 3,20 milímetros en los bordes, A continuación se recortan las planchas de azulejos de vidrio para que se ajusten lo más posible al espacio.

Las pequeñas baldosas de vidrio vienen sobre una malla de soporte o con un papel en el frente, lo que facilita enormemente el recorte de los cuadros para adaptarlos al tamaño deseado.

Salpicadero de vidrio en la cocina: Colocación de las planchas de baldosines

A continuación, se aplica el cemento indicado por el fabricante en una extensión equivalente a cinco hojas de baldosas, las que comienzan a colocarse de abajo a arriba, cuidando de que queden bien alineadas. Con la ayuda de un martillo de goma o en su defecto de un pedazo de madera, se puede golpear suavemente las piezas de vidrio para que se asienten bien en la superficie y queden al mismo nivel que los demás paneles.

Si los mosaicos de vidrio tienen una lámina de papel en el frente, conviene esperar media hora (o el tiempo que recomiende el proveedor) y entonces humedecerlo con una esponja húmeda para luego retirarlo tirando suave y diagonalmente de una de las esquinas.

Una vez terminada la colocación se deja reposar por 48 horas, tiempo suficiente para que el adhesivo fragüe y seque adecuadamente. Finalmente, se limpia todo el nuevo salpicadero de vidrio con una esponja y se aplica la lechada en los surcos que quedaron entre las planchas de baldosas. Hecho esto, se limpian los sobrantes con una esponja húmeda.