Cómo reparar grietas y fisuras

Cuando aparecen grietas o fisuras en las paredes es indicio de que existe una falla, lo bueno es que son fácilmente solucionables, solo basta emplear el producto específico para cada caso.

Es habitual que con el paso del tiempo aparezcan estos defectos en las paredes de la casa, lo que se debe a la exposición al frio y el calor, humedad, golpes…entre otras cosas.

Las fisuras suelen ser superficiales, y de rápida solución, mientras que las grietas pueden ser indicadoras de problemas de estructura, de mayor o menor gravedad, pero por lo general se requiere ayuda de un experto.

Diferencia entre grieta y fisura

Para poder abordar el problema hace falta saber diferenciar entre una grieta y una fisura, si bien ambas indican la existencia de una falla, cada una tiene sus particularidades.

Una fisura es una rajadura mucho menos extensa que una grieta, la que es más profunda y larga. Para solucionarlas primero hay que encontrar la causa de su aparición, como en el caso de una enfermedad y sus síntomas.

paredes
Foto: pixabay

Causas de las grietas y fisuras en paredes

Ambas son alertas de un problema en el hogar. Por ejemplo, tanto el agua como la humedad generan fallas que comienzan a manifestarse de manera superficial y si no son tratadas a tiempo, pueden causar estragos tan importantes que ponen en riesgo la estructura completa.

Por lo general las fisuras se generan por cambios bruscos de temperatura ambiente, estas son delgadas como un cabello y no causan mayores problemas a la construcción. Se suelen ver con asiduidad en muros con revoque y acabados como el yeso y el estuco.

También pueden surgir como consecuencia de un trabajo mal hecho, porque el material es viejo, por humedad, como consecuencia de carpintería metálica o de madera, entre muchas otras causas.

En los acabados la fisura es más gruesa que la generada por alteraciones bruscas de temperatura, al golpearla suena hueca y el revoque se tiende a desprender alrededor de la misma.

Reparar una fisura en las paredes

Antes de comenzar con la reparación de la fisura hay que considerar el tipo de superficie sobre la que se ha producido, ya sea hormigón, yeso, ladrillo, cemento…, la profundidad de la misma y donde se encuentra la pared.

Dependiendo de estos factores se debe elegir el material y tratamiento para repararla, limpiar posteriormente la zona afectada eliminado restos de suciedad, grasitud y materiales que pudiesen impedir la fijación del producto sellador.

Es conveniente abrir la fisura con espátula, limpiarla con un pincel o agua para retirar el polvo y tratarla adecuadamente.

Si es una fisura de poco grosor se puede pintar sobre ella con un impermeabilizante fibrado y aplicar tres manos con pincel, y si es más grande meter las cerdas dentro con un sellador multiuso diluido, dejar secar y posteriormente rellenar con sellador multiuso puro.

El producto sellador se puede aplicar con espátula o con el pomo aplicador, dejando secar unas 72 horas mínimo. En caso de que la superficie se desgrane, es necesario aplicar previamente una capa de sellador diluido en tres partes iguales de agua para que actúe como imprimador y dejar secar 8 a 12 horas.

Cuando la fisura se ha sellado es necesario aplicar por encima un producto resistente a las agresiones externas y con la elasticidad suficiente para acompañar el movimiento propio de las estructuras.

pared
Foto: Pixabay

Productos recomendados

Un buen producto es el impermeabilizante de frentes y muros elastomérico, el que posee una excelente capacidad cubritiva, resistencia a los rayos UV, impide la formación de algas y de moho, sella y resiste muy bien las micro fisuras.

Es ideal para impermeabilizar fachadas de cemento, revestimientos con textura, revoques lisos, hormigón, ladrillo a la vista, fibrocemento, paneles pre moldeados etc.

Este tipo de fallas estructurales se evitan reduciendo la humedad en el fraguado, de modo que la contracción final no sea tan intensa como para afectar la integridad de los bloques o losas de la pared. También es esencial usar productos de buena calidad en la mezcla, y siempre curar las losas para evitar que las placas se sequen por demás.

Fuente: Clarín  

Recibí nuestros articulos gratis