Grietas en las paredes: Cómo determinar su gravedad

Si bien no existe un método exacto para determinar qué tan grave es una grieta en la pared sin contratar a un experto para examinarla, es posible analizar la falla y el área circundante para descubrir algunos indicios que permitan deducir si sólo se trata de una imperfección superficial o ante un problema mayor.

Las casas generalmente se asientan durante los primeros meses e incluso años después de la construcción, por lo que es probable que se produzcan grietas menores en los muros. Sin embargo, las fisuras con un mayor espacio de separación y las fisuras horizontales pueden ser signos de problemas más graves.

Grietas en las paredes: Cómo determinar su gravedad

En primer lugar, para tener una idea aproximada de qué tan grave pueden ser una grieta en la pared, es mejor examinar su forma y la dirección que sigue. Si la fisura es vertical y comienza cerca del vértice donde se juntan la pared y el techo, podría ser una señal de que la marca se creó al asentarse la base después de la construcción.

Si la grieta es horizontal o se extiende en un ángulo irregular de aproximadamente unos 45 grados, podría significar que hay un problema más profundo, como un desplazamiento grave de los cimientos o daños causados por el agua.

Las grietas de imperfecciones superficiales a menudo se pueden reparar con masilla, herramientas de lijado y una capa nueva de pintura. Las grietas más graves generalmente requieren ayuda profesional para determinar la causa exacta y pueden incluir alguna reconstrucción para evitar daños mayores.

Puertas trabadas, otro indicador de la gravedad de una grieta

Otra forma de verificar la gravedad de una grieta en una pared es abrir y cerrar las puertas y ventanas internas de las habitaciones y baños y fijarse si existen dificultades en la apertura o cierre de aquellas. Si es así, hay que comprobar que la adherencia o excesiva fricción de la hoja no sea resultado de pintura, de herrajes defectuosos o madera rajada.

Si se determina que no hay nada que obstruya el movimiento de balanceo de la puerta, podría ser un signo de un desplazamiento de los cimientos de moderado a severo, que a menudo resulta en grietas en la pared. Por lo general, el hecho de que las puertas o ventanas queden “pegadas” al marco podría indicar que el mismo se ha torcido por el desnivelado del piso y las paredes.

Si se observa un espacio visible en la parte superior de una puerta donde se encuentra con el marco y se aprecia el paso de la luz, esto podría estar indicando un serio problema de asentamiento, algo que a menudo da como resultado grietas horizontales irregulares en las paredes aledañas.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*