Microcemento, ventajas y usos

El microcemento es un revestimiento muy solicitado en la actualidad. Ofrece excelentes y variados acabados, es muy versátil, duradero y con gran resistencia.

Además de estas cualidades, es un producto muy fácil de aplicar, tanto en paredes como el suelos e incluso en otras superficies.

Qué es el microcemento

Se trata de un material que se compone por cemento, resinas, aditivos varios y pigmentos minerales. Se aplica de manera artesanal, por lo que el acabado final es siempre diferente, no existen dos superficies iguales.

Usos del microcemento

Se puede utilizar tanto en el interior como en el exterior de las viviendas. Permite crear decoraciones únicas en paredes y suelos, pero su aplicación es extensible también a cualquier superficie a la que se le quiera dar una apariencia contemporánea, como por ejemplo el mobiliario.

En las paredes y el suelo, como no necesita juntas, da continuidad y por ende sensación de amplitud en el espacio.

Su gran capacidad de adherencia permite que se aplica a cualquier superficie, siendo óptimo para baños y cocinas, sin necesidad de retirar los azulejos viejos.

Los muebles de exterior e incluso las escaleras, también pueden verse favorecidos por el microcemento, debido a que les otorga mayor durabilidad y resistencia a las inclemencias del tiempo y a que les da un toque decorativo incomparable.

MICROCEMENTO

Ventajas del microcemento

Fácil colocación, el trabajo es limpio y rápido.

Se adhiere perfectamente a cualquier superficie, sin necesidad de retirar el material antiguo. Se puede aplicar sobre fibrocemento, cerámica, yeso, pladur, gres, madera, terrazo, mortero y más.

Posee un grosor de 2 a 3 mm, lo que no causa inconvenientes estructurales ni que haya necesidad de rebajar puertas.

Su limpieza es sumamente sencilla, solo basta utilizar agua y jabón neutro.

Resiste altas temperaturas, es de larga duración, soporta muy bien el transito continuo y el desgaste del tiempo.

Es impermeable, no se agrieta ni se cuartea.

 Formas de aplicación del microcemento

Su aplicación es sencilla, solo basta con considerar aspectos claves como ser:

Un microcemento de fondo si hay necesidad de nivelar la superficie, y en caso de pisos y paredes alicatadas se requerirá de una malla microcemento.

La primera mano de microcemento debe ser de unos 0,2 mm de espesor y dejarla secar una a dos horas antes de lijar para eliminar posibles imperfecciones.

Las siguientes capas tienen que ser de igual espesor hasta conseguir el efecto deseado. La presión y los movimientos de la llana son los que le dan acabados diferentes a cada sector.

Antes de lijar la superficie final hay que dejar pasar un mínimo de 24 horas, y posteriormente a una limpieza profunda que elimine polvillo, aplicar el barniz de acabado (satinado, mate o brillante), con unas dos manos a rodillo es más que suficiente.

Consejos importantes

La temperatura ambiente debe rondar entre los 5 a 30 grados, condición que debe mantenerse por 72 horas. Es importante que la temperatura no supere los 35 grados ya que el producto puede secarse muy rápidamente generando problemas para trabajarlo y un fraguado prematuro.

La llana a utilizar tiene que ser de acero y esparcido en capas finas que no superen los 0.2 mm de espesor. En caso de que se trabaje con colores claros, la llana ha de ser plástico  o de goma para que no desprenda residuos ni tiña el producto.

Fuente: Monto pinturas

Foto: <a href="http://<a href='https://www.freepik.es/fotos/handyman'>Foto de handyman creado por rawpixel.com – www.freepik.esFreepik, Pixabay

Recibí nuestros articulos gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.