Pisos de corcho: Algunos consejos para que se conserven como nuevos

Los pisos de corcho pueden ser una alternativa ecológica, segura y duradera para una casa, además de constituir un aporte estético diferente y personal a determinados ambientes. Sin embargo, para que este material conserve su particular belleza por muchos años es conveniente seguir algunos consejos que hacen a su mantenimiento.

En posts anteriores se ha puesto el acento en la importancia de la limpieza y de la prevención de daños por la fricción de muebles pesados sobre estas superficies. Ahora la atención se centrará en otros factores ambientales que pueden incidir negativamente en el aspecto e integridad del corcho.

Pisos de corcho: Algunos consejos para que se conserven como nuevos

En primer lugar, hay que asegurarse de que no se produzca la acumulación de humedad en el suelo bajo ningún aspecto, ya que la presencia de agua o vapor de agua puede conducir a un empobrecimiento estético del piso, además del deterioro que sufren sus propiedades de uso y la consiguiente aparición de hongos y otros microorganismos dañinos para la salud de los materiales y de las personas que habitan el hogar.

Una manera de prevenir la filtración de humedad desde el suelo es comprobar que se cuenta con un contrapiso con una buena impermeabilización. En algunos casos, estas superficies ya tienen un tratamiento antihumedad al incorporar algún hidrófugo a la mezcla del concreto. En otros casos, se puede realizar un tratamiento colocando alguna membrana o capa aislante antes de la instalación del piso de corcho.

Para proteger al piso de la humedad que pudiera llegar por encima de la superficie (derrames, vapores de la cocina o el baño, etc.), se puede aplicar una capa de barniz y otro material que selle los poros del corcho y evite de este modo que el agua penetre el material. Esta cobertura también servirá para mantener al suelo a salvo de rayones causados por las patas de los muebles o el tránsito de personas.

Humedad y luz solar directa: Factores de riesgo para el piso de corcho

Como se ha visto, la humedad es un factor importante a tener en cuenta cuando se instalan pisos de corcho. Algunos especialistas afirman que el nivel óptimo de humedad en el ambiente debería ser de entre 40 y 60 por ciento con una temperatura predominante no superior a los 20°C.

Sin embargo, durante las temporadas de frío invernal, cuando se acostumbra usar la calefacción del hogar, debe tenerse presente que el nivel de humedad disminuye, lo que en algunos casos puede derivar en la formación de grietas en un piso de corcho. Para evitar esto, se pueden utilizar especiales de uso doméstico.

La exposición a la luz solar directa es otro factor que puede incidir negativamente en la estética (pérdida de color) y propiedades físicas del corcho (agrietamiento). Para prevenir este desgaste, se puede filtrar el ingreso de los rayos solares mediante el uso de cortinas o persianas.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*