Alfombrado de escaleras: Ventajas y colocación

Alfombrar escaleras de madera o cemento no sólo es una manera sencilla y atractiva de renovar y aumentar el valor estético de dichas estructuras, sino que también ofrecen algunas ventajas prácticas y de seguridad que se detallarán en este post, junto a indicaciones sobre la colocación de la alfombra en las superficies que componen una escalera.

Este recurso decorativo resulta de utilidad a la hora de vestir a una escalera antigua, ayudando a disimular el desgaste sufrido por el tiempo o la falta de mantenimiento, invirtiendo para ello pocas horas de trabajo.

alfombrado escaleras

Otro punto a favor del alfombrado de escaleras es que la textura de su superficie ayuda a prevenir accidentes por resbalones, que pueden ser frecuentes cuando los escalones se encuentran sin cobertura o cubiertos de humedad.

Asimismo, las alfombras contribuyen en gran medida a amortiguar los golpes por posibles caídas y a reducir el ruido cuando se sube o baja por ellas. También resulta una solución que aporta más confort y calidez a ese lugar de la casa, permitiendo que sus moradores transiten descalzos.

Una vez que se ha decidido alfombrar una escalera, el primer trabajo consistirá en medir el área a cubrir, teniendo en cuenta que el ancho de la alfombra sea lo suficientemente ancha como para cubrir la mayor parte de los escalones, dejando al descubierto aproximadamente diez centímetros de cada lado.

En cuanto al largo de la alfombra, y en caso de que todos los escalones sean iguales, se mide a través de uno de ellos, incluyendo huella (superficie horizontal), contrahuella (superficie vertical) y los recovecos. Los rellanos de la escalera deben medirse por separado y luego sumarse al total.

Posteriormente, se multiplica las medidas obtenidas por la cantidad de escalones que componen la escalera. Se debe medir con cuidado para saber la cantidad exacta que se necesitará. Como las alfombras se venden por metro, es conveniente comprar un poco más por si surgen problemas durante su colocación.

Otro punto a considerar para cubrir una escalera con alfombra es la selección del material, ya que existe una variedad de productos entre los que se puede elegir, teniendo en cuenta calidades y precios.

En la actualidad se puede optar entre alfombras hechas con fibras naturales o con fibras sintéticas. En el primer grupo se destacan la lana, la fibra de coco y el sisal, que aportan telas de calidad, más agradables al tacto y resistentes, como es el caso de las coberturas de lana, que tienen una duración que va de 10 a 15 años si se realiza una buena labor de limpieza y mantenimiento.

En el campo de las alfombras de fibras sintéticas, estas tienen como principal característica un precio más accesible que las del grupo anterior, aunque su durabilidad es menor. En esta categoría se engloba a productos de nylon o acrílico.

También deben comprarse las varillas rectas o molduras redondas de madera o metal que se colocarán en los ángulos de unión de las caras de los escalones, con el fin de ajustar mejor la alfombra sobre las superficies y al mismo tiempo ofrecer más seguridad.

Una vez que se ha comprado los accesorios y la alfombra con la que se cubrirá la escalera, se la debe desenrollar por lo menos un día antes del proceso de colocación, y dejarla ventilando.

Mientras tanto, se puede ir preparando la escalera para la colocación de la alfombra. Para eso, y valiéndose de un taladro, se deben perforar dos agujeros en cada huella a unos 15 milímetros de la contrahuella. Luego se colocan los tacos dentro de los huecos.

Después de haber dejado ventilar la alfombra durante 24 horas, se la vuelve a enrollar y se procede a comenzar su colocación en el escalón superior de la escalera desenrollando sólo una parte.

Alfombrado de escaleras: Colocación de las varillas

A continuación se ajusta la tela al escalón colocando la varilla en la unión de la huella y la contrahuella, y fijándola con tornillos sobre los tacos colocados anteriormente, teniendo cuidado que la alfombra se ajuste perfectamente a la forma del escalón.

Luego se desenrolla la alfombra un poco más y se repite el procedimiento en los escalones siguientes, hasta llegar al nivel del piso inferior. Por último, se corta el sobrante y se procede a fijar la alfombra en la última contrahuella.

alfombrado escaleras2

Cuando se alfombra una escalera con escalones de madera, se suele recurrir al uso de una engrapadora para fijar la alfombra a las uniones entre las caras vertical y horizontal de cada peldaño, y en la parte inferior de los cantos.

Recibí nuestros articulos gratis