Carpintería: Cómo construir una puerta para la cerca del jardín

Construir una puerta de madera para la cerca o valla que rodea a un jardín puede ser una buena oportunidad para iniciarse en la carpintería, por lo que a continuación se detallarán los pasos a seguir para elaborar una pieza artesanal que le otorgará un toque personal y artesanal al acceso a la vivienda.

En primer lugar, debe pensarse y definirse el diseño que tendrá la pieza, teniendo en cuenta el tipo de cerca con que se cuenta y sus dimensiones, y el estilo general de la fachada de la casa.

puerta-jardin0

Uno de los diseños de puerta de jardín más utilizados es el que muestra una curva en su parte superior, un efecto que se logra con la inclinación del corte que se le practicará a las tablas, la que irá disminuyendo a medida que se aproxime al centro de la puerta.

Un efecto similar se puede lograr con tablas con extremos totalmente rectos pero de distintas longitudes y dejando un espacio entre cada madera. Otros modelos usan listones de la misma altura, pero con puntas para darle otro valor decorativo y funcional.

Las dimensiones de la puerta a instalar se definirán teniendo en cuenta el tamaño de la estructura que servirá de marco a la abertura. Por ejemplo, para una valla de 90 a 100 centímetros de altura, se puede montar una puerta de 170 o 180 centímetros de alto.

La cantidad de tablas que formarán la puerta dependerá del ancho de la abertura. El espesor mínimo de las maderas debería ser de 2,5 centímetros.

En cuanto al tipo de madera a utilizar, eso dependerá del gusto personal y de la finalidad de la puerta. Si se desea que ésta sólo tenga un fin decorativo, se puede optar por tablas de pino; pero si la intención es poseer un dispositivo de cierre más seguro, es mejor recurrir a maderas más duras.

El proceso de construcción de una puerta para la cerca del jardín se inicia con el montaje de la estructura de madera sobre la que se armará el resto de la puerta, haciéndola más fuerte y resistente.

En primer lugar, se cortan dos tablas que sean 4 centímetros más cortas que el ancho total de la puerta. Por ejemplo, si se desea armar una pieza de 92 centímetros de ancho, las tablas no deberán medir más de 88 centímetros.

A continuación, se cortan las dos tablas que serán los tirantes verticales de la estructura de soporte. Estos listones deben tener igual altura que la puerta.

Las tablas cortadas en el primer y segundo paso se unen para conformar el marco sobre el que se armará el resto de la puerta. Es necesario clavar las tablas verticales dentro de las horizontales.

Si se desea mejorar la fortaleza estructural del soporte, se puede colocar de refuerzo una tabla diagonal que termine formando una Z con las tablas horizontales. Esto no sólo ayuda a mantener la integridad de la puerta, sino que también puede mejorar su estética.

El siguiente paso consiste en colocar los listones que conformarán la parte frontal de la puerta. Como se dijo previamente, éstos pueden ser cortados en su parte superior con distintos grados de inclinación para formar una curva, o bien pueden ser tablas con punta, como estacas.

El ancho de cada una de estas tablas dependerá del aspecto final que se le quiera dar a la cara de la puerta, ya que pueden quedar unidas una a la otra o con un espacio de separación de 1,5 centímetros o más entre cada pieza.

Construcción de una puerta de madera: Uso de clavos o tornillos

Las maderas se clavan a los listones superior e inferior del marco, usando clavos o tornillos. En el último caso, cada uno de ellos lleva una tuerca y una arandela anti-retorno, para impedir que las mismas se aflojen con el paso del tiempo.

puerta-jardin1

De esta forma queda terminada la puerta para la cerca del jardín, restando sólo pintar todas las tablas y proceder a la instalación de las bisagras y el cerrojo.

Recibí nuestros articulos gratis