Celosías para interior y exterior

Las celosías son elemento de arquitectura que se utilizan desde hace muchísimos años. Básicamente se trata de un muro o elemento vertical que permite una vista hacia el otro lado ya que se compone de bloques, listones o piezas que se unen pero dejan espacios entre ellas.

Las funciones de la celosía en la arquitectura han ido variando a lo largo del tiempo, pero en la actualidad comúnmente se emplean para:

  • Separar ambientes, de interior a exterior.
  • Separar espacios de la casa, tanto por actividades o de usos.
  • Como función de parasol para ofrecer semisombra.
  • A modo decorativo en vistas.
  • Como elemento de construcción para soportar cubiertas ligeras.

Usos de las celosías

Las celosías se emplean en diversos tipos de edificios, pueden ir muy bien en hogares como parte de la fachada, para dar privacidad a una terraza o separar ambientes del interior.

En el caso de edificios públicos o instituciones, un diseño adecuado de la celosía puede otorgar mucho estilo y  personalidad, así como permitir identificar la edificación.

En caso de departamentos o edificaciones multifamiliares, las celosías en la fachada pueden ser un elemento característico de la misma, como también del interior para separar estancias comunes.

Las celosías están presentes en todos los centros comerciales, en mayor o menor medida, ya que ayudan a separar los locales por tipo de producto, lugares de tránsito o áreas recreativas.

Materiales de las celosías

Existe una amplia variedad de materiales en la construcción de las celosías. Históricamente se realizan en

  • Piedra.
  • Ladrillo.
  • Madera.

Pero en la actualidad además se utilizan otros elementos, como ser:

  • Acero.
  • Aluminio.
  • Concreto.
  • Acrílico.
  • Policarbonato.

La integración de una celosía en el diseño de una casa puede realizarse de dos maneras, dependiendo si es en el exterior o en el interior.

Dentro del hogar se emplean a modo de separación de ambientes como puede ser la sala del comedor, el recibidor, etc.

Cuando se usan en el exterior, se colocan en las fachadas principales, ya sea la frontal como la trasera.

Ideas para el uso de celosías

En exteriores, una buena alternativa es emplear celosías de concreto para separar visualmente la cochera del patio. Si es de diseños geométricos no compromete la seguridad e la construcción y permite mantener el estilo de la fachada.

También pueden emplearse las elaboradas en acero con perfiles delgados unidos entre si para proteger balcones superiores, de tal manera de generar seguridad en el espacio, privacidad y comunicación con el exterior.

Este tipo de celosía es más segura porque hace de reja de la ventana, pero con un diseño integrado a la fachada y preserva todo un espacio, no solo la abertura.

En interiores lo más habitual es emplear celosias de madera porque se integra con facilidad al ambiente hogareño.

Permite diferenciar ambientes, pero a su vez consiente cierta comunicación entre ambos si los listones de la misma están lo suficientemente abiertos.

Las casas con estilo industrial o rustico suelen emplear celosías elaboradas mediante bloques de concreto decorativos.

En cambio, los hogares de inclinación minimalista, deben optar por celosías de aluminio o acero, mientras que los que presentan una ambientación más rustica quedan mejor con las que son en piedra o concreto.

Fuente HOMIFY

Recibí nuestros articulos gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.