Claraboyas solares: Un recurso para iluminar naturalmente todos los ambientes

Las claraboyas solares o tubulares representan una importante innovación a la hora de llevar la luz natural a cualquier ambiente de la casa, por más que el mismo carezca de ventanas o de cualquier acceso directo al exterior, algo que ayuda a optimizar de manera notoria el consumo de energía eléctrica.

Conocidas también con el nombre de lumiductos, estas estructuras se valen de un domo instalado en el techo a través del cual ingresa la luz solar, que es conducida hacia el interior del edificio a través de un sistema de tubos y espejos hasta llegar a uno o varios difusores que actúan como una lámpara.

claraboya solar
Baño iluminado con claraboyas solares (Fuente: FAKRO)

 

El domo de una claraboya solar, como su nombre lo indica, tiene una forma semiesférica que no sólo permite que el agua de lluvia circule sin obstrucciones, sino que también busca aprovechar la luz del sol sin importar su posición durante cualquier momento del día. Están fabricados en acrílico transparente, dejando que ingrese la luz pero no el calor del exterior.

El domo transparente es sólo una de las partes visibles de la claraboya solar, mientras que otro componente se encuentra “oculto” en la estructura interna de la casa, consistente en un tubo cuyas paredes se encuentran espejadas para conducir la luz exterior desde el techo hacia abajo aprovechando el fenómeno de la reflexión.

claraboya solar 2
Vista completa de una claraboya solar (Fuente: FAKRO)

 

Aunque se comercializan con diferentes medidas, el diámetro más común de estos ductos de luz es de 25 centímetros, ya que esta dimensión facilita su manipulación e instalación. En cuanto a su longitud, es recomendable que no supere los 2 metros si se desea lograr una iluminación perfecta en un ambiente de unos 19 metros cuadrados. Es importante tener en cuenta que la luz va sufriendo pequeñas pérdidas a medida que avanza a lo largo del conducto.

Claraboyas solares: Los difusores de luz

En el final del mismo se encuentra el difusor, que se coloca al nivel del cielorraso en la habitación que se desea iluminar. Este componente está conformado por un sistema óptico prismático que se encarga de difundir uniformemente la luz recibida desde el exterior hacia todas las direcciones de la sala, como si fuera una lámpara.

difusores

Si bien la mayoría de los modelos de claraboyas solares cuentan con difusores planos similares, en el mercado existen diseños alternativos (foto) que aprovechan otras formas no sólo para emitir la luz natural con mayor uniformidad, sino también para darle un toque decorativo más elegante al lugar.

Recibí nuestros articulos gratis