Cómo aplicar una imprimación antes de pintar una pared

Muchas veces, cuando se tratan consejos sobre pintar paredes en una casa, se menciona la necesidad de preparar correctamente la superficie para lograr un mejor acabado y para que el trabajo final se mantenga con una apariencia nueva por más tiempo.

Una buena imprimación o aplicación de pintura base es un paso imprescindible para lograr esos objetivos, ya que brinda el soporte adecuado para una mejor fijación de las posteriores manos de  pintura, además de ayudar a que la capa superior luzca su color verdadero, sin distorsiones de tono.

Cómo aplicar una imprimación antes de pintar una pared

Algunas personas piensan erróneamente que aplicar una imprimación sobre la pared demanda mucho tiempo o puede resultar un trabajo difícil. Sin embargo, como se verá a continuación, casi cualquier persona puede aplicar las técnicas adecuadas para realizar esta tarea en un tiempo relativamente corto y con muy buenos resultados.

Como sucede con cualquier trabajo de pintura, es necesario proteger de suciedad y salpicaduras a los objetos y espacios que circundan el área sobre la que se va a trabajar. En primer lugar, conviene trasladar los muebles a otra sala o colocarlos lejos de las paredes, cubriéndolos con plástico o tela gruesa. Esta cobertura también deberá colocarse sobre el piso, Los zócalos y otros accesorios fijados a la pared pueden protegerse con cinta de pintor.

La limpieza de la superficie sobre la que se va aplicar la imprimación es otro paso importante del proyecto, ya que cualquier resto de polvo, pintura vieja o suciedad puede hacer que la pintura base no se adhiera correctamente a la pared.

Se puede dar el caso de que el muro sobre el que se pretende trabajar presenta grietas o agujeros de clavos o tornillos, en cuyo caso será necesario realizar las reparaciones correspondientes, rellenar con masilla, dejar secar y lijar suavemente.

La manera más sencilla de dejar una superficie lista para la imprimación es limpiar la misma con agua jabonosa y luego pasar una toalla o paño húmedo sin pelusas para quitar cualquier mota de polvo o suciedad que pudiera haber quedado.

En cuanto al tipo de de material para la imprimación de la pared, debe considerarse que aquél a base de látex puede ser el más adecuado para las superficies de mampostería, gracias a su flexibilidad y a facilidad de aplicación, además de ofrecer un soporte más resistente al agrietamiento y a los desprendimientos, y que puede  limpiarse sin problemas con agua y jabón.

Si la pared sobre la que se aplicará la pintura base es de madera, posiblemente sea más recomendable recurrir a un producto a base de aceite, que tiene una mayor penetración, al tiempo que evita que el tanino contenido en la madera salga a la superficie. Para que la imprimación no altere el color verdadero de la capa superior de pintura que se desea aplicar, conviene consultar en casas de pintura sobre cuál es el tono más adecuado para el trabajo.

Los pasos para la aplicación de la imprimación sobre la pared no difieren mucho de los correspondientes a cualquier labor de pintura, debiendo respetarse siempre las indicaciones del fabricante respecto de la preparación y uso del producto.

Cómo aplicar una imprimación sobre la pared

Un modo habitual de pintar es comenzar pasando un pincel alrededor de los bordes de la pared, creando un “marco” dentro del cual se  podrá trabajar con el rodillo, asegurándose de superponer con lo pintado previamente con el pincel.

Es importante aplicar la imprimación cubriendo toda la pared sin crear capas demasiado gruesas. También debe tenerse cuidado de respetar los tiempos de secado antes de aplicar las capas superiores de pintura, de modo que la base se adhiera lo mejor posible a la superficie.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*