Cómo colocar un techo de policarbonato celular en una pérgola

El policarbonato se vende en planchas y consiste en un plástico a la vez liviano, resistente, duro, de larga vida y fácil de trabajar. Este material es de uso frecuente en techos y muros para lograr efectos decorativos que incluyan la luz. Por eso, si tienes una pérgola de madera, de metal, de aluminio, o de cualquier material semejante, es una buena idea cubrirla con un techo de bicarbonato celular. Lograrás sumar a tu casa un espacio cubierto de forma simple y relativamente económica.

Hay algunos detalles importantes para tener en cuenta a la hora de trabajar con policarbonato celular, entre ellos, que se trata de un material que no admite perforaciones. Esto es así porque es un elemento factible de filtraciones de humedad o suciedad. De modo que la instalación de las planchas de policarbonato en los techos debe hacerse mediante sujeciones flotantes.

techos de policarbonato

Pasos previos a la instalación del techo de policarbonato

Es fundamental una correcta toma de medidas de la superficie a cubrir. Por lo general, las medidas de las planchas de policarbonato tienen estándares de 105 x 210 cm, 105 x 209 cm y 210 x 580 cm. Otra medida a tomar antes de la instalación es constatar el buen estado de la estructura de la pérgola. Si es de madera, aplicar barniz en las vigas y bordes para que el trabajo tenga mayor durabilidad.

En caso de que las planchas no se adapten exactamente a las medidas de la pérgola, que es lo más probable, puedes ayudarte de una sierra circular o similar para realizar los cortes necesarios. Verás qué flexible y fácil de trabajar y modelar resulta este material.

Colocación del techo de policarbonato en la pérgola

Ya tienes las placas de policarbonato cortadas a la medida del techo de tu pérgola. Para instalarlas necesitas, además de las juntas, perfiles de aluminio. Estos últimos se cortan con sierra de calar. Así, lograrás mantener sujetas las planchas sin perforarlas.

El policarbonato celular es una opción muy práctica para cubrir pérgolas, gracias a su flexibilidad y durabilidad. Las planchas son fáciles de manipular y vienen en diferentes grosores.

Estas juntas, llamadas “juntas de estanqueidad”, van colocadas en los perfiles de aluminio a la vez que en la estructura de la pérgola. Recuerda siempre dejar la solapa mirando hacia afuera. Una vez acomodadas las juntas, procedes a colocar las planchas de policarbonato. Deberás asegurarte de sujetar cada pieza a las correas de madera mediante tirafondos.

La segunda planchuela de policarbonato se apoya sobre la junta, sobre la cual debes apoyar el perfil de aluminio, a la vez que introduces el tirafondos. Este procedimiento se repite para todas las demás piezas. ¿Cómo dar un acabado al trabajo? Con perfiles de remate sobre las planchas adheridos con silicona. Para concluir, debes corroborar que el trabajo haya quedad bien firme y sujeto.

Recibí nuestros articulos gratis