Cómo construir y colocar un cerco de seguridad para los bebés

Las escalera, los escalones, los balcones, los ventanales, son las zonas más delicadas de la casa cuando hay niños. Los accidentes domésticos ocurren, lamentablemente, con demasiada frecuencia, y en ese sentido, todas las medidas que podamos tomar para prevenirlos son bienvenidas. Los cercos, barreras o vallas de seguridad son fáciles de hacer, y con el diseño adecuado, no desentonan con los decorados de los hogares.

La medida que servirá de base es el ancho del espacio a inhibir con el cerco de seguridad para los bebés. A ese total, deben restarse las medidas del soporte y un espacio de medio centímetro de cada lado. La altura de la barrera dependerá de cada necesidad.

cercos de seguridad

Materiales para una valla de seguridad para niños

En este caso, la idea es construir un cerco hecho con listones cilíndricos o rectangulares, a modo de barrales que permitan ver de un lado al otro, ligados entre sí por guías horizontales. La barrera para proteger a los bebés debe ir bien asegurada a la pared, considerando que muchas veces los niños trepan a ella.

Es por ello que a las maderas hay que sumar cuatro topes, dos que se colocarán abajo y dos arriba, estos últimos con la capacidad de deslizarse. Con ayuda de un taladro, se realizarán los huecos por donde introducir los barrales verticales de la puerta de seguridad para bebés. Aquí hay que tener en cuenta el espacio entre barrales, para que la terminación sea prolija. Por ejemplo, si el ancho es de 80 centímetros, conviene distanciar cada barral por 10 cm. entre sí, de modo que quepan 8 barrales.

Armar y colocar el cerco de seguridad para niños

Antes de introducir los barrales en los huecos realizados con el taladro, se debe colocar pegamento para maderas en los mismos. Luego sí, asegurar cada barra vertical con tornillos y tarugos. Las bisagras necesitan el mismo procedimiento: pegamento y tornillos. Esto es así en la mayor parte de los trabajos de carpintería.

Por último, se colocan las uniones de bisagras y los topes correspondientes en las paredes. Así como el hueco para el pasador, en caso de que el modelo de cerco de seguridad así lo requiera. Una vez ensambladas las partes, se procede a instalar esta puertita que dará protección a los pequeños y tranquilidad a los cuidadores.

Cabe señalar que estos cercos o barreras para proteger a los niños de sitios riesgosos en el hogar, son buenos de ser tenidos en cuenta -con otras proporciones y con otro diseño- para cuidar el acceso a las piscinas.

 

Recibí nuestros articulos gratis