Cómo decorar colocando un techo de vidrio

La opción de implementar techos vidriados en algún espacio de la casa resulta un verdadero atino por sus muchas ventajas. Hablamos de los techos de vidrio convencionales, que durante el día permiten el ingreso masivo de la luz solar y de noche el asomo de la luna. Quizás no necesites grandes modificaciones en tu casa, ya sea en la sala o el dormitorio, para instalar, en algún sector, un techo de vidrio.

En el diseño actual, el ahorro de energía es una de las premisas básicas. No hace falta decir que, al margen de que no son los techos que transforman la luz solar en electricidad, estas propuestas te brindan una significativa disminución en el consumo eléctrico.

techos de vidrio

Entre los sitios donde pueden ubicarse los techos de vidrio, una opción práctica es hacerlo en los pasillos. Por lo general, los corredores y pasillos carecen de buena luz y de una decoración específica. Con el agregado de estos techos de cristal, se logra revivir un espacio de la casa que suele resultar conflictivo a la hora de decorar.

Ventajas de los techos de vidrio

Un techo de vidrio suficientemente resistente y bien colocado permite incluso que se camine sobre él. De modo que, tanto si tu casa tiene dos plantas, como si tiene una, el vidrio permitirá una sensación diferente al estar sobre él. Muchos encuentran aquí un inconveniente, por la falta de privacidad para quienes están abajo, más también puede pensarse, en todo caso, en vidrios polarizados.

Otra ventaja de los techos vidriados en dormitorios o livings, es la posibilidad de armar un pequeño invernadero con las plantas que más te gustan. Hasta puedes darte el lujo de conseguir esas flores que siempre soñaste todo el año, en la privacidad de tu hogar y sin riesgo alguno.

El ahorro energético y la calidad de la luz son las principales ventajas de los techos de vidrio.

Desventajas de los techos de vidrio

Ahora, a hablar de los contras. Para adelantarnos, diremos que se resumen en uno, el dinero. Antes de tomar la decisión, debes considerar que los cristales que se usan para estos menesteres no son baratos, aunque todo depende del tamaño que necesites.

Además, a menos que te gusten la hojarasca, deberás estar bastante atenta a su limpieza. Algunos limpian sus techos de vidrio cada sesenta días, otros dos veces al año. En cualquier caso, requieren mayor mantenimiento y cuidado que un techo de materiales tradicionales.

Recibí nuestros articulos gratis