Cómo recuperar un portón metálico en mal estado

Los portones de metal aportan generalmente un toque de distinción al exterior de una vivienda, pero muchas veces sucede que el paso del tiempo y la acción de los elementos terminan estropeando su aspecto, ya sea al hacer saltar la pintura original o haciendo aparecer antiestéticas y destructivas manchas  de óxido.

Para recuperar un portón metálico en mal estado, pueden tomarse dos caminos, dependiendo del grado de terminación se desea lograr. En primer lugar, se puede optar por simplemente raspar con espátula y lijar la zona afectada y sus alrededores, para luego aplicarles la cobertura antióxido y la pintura correspondiente. Sin embargo, la práctica ha demostrado que ésta suele ser una solución temporal, debido a que en poco tiempo los desconchones y el óxido volverán a aparecer sobre la superficie.

porton1

La técnica más conveniente para asegurar un trabajo mejor logrado y duradero consiste, en cambio, lijar todo el portón para aflojar el óxido y los restos de pintura antigua, y luego pasar un cepillo de cerdas duras todo el óxido y las escamas de la pintura que quedaron sueltas. En este proceso también se puede utilizar una herramienta eléctrica que ayude a remover más rápido la capa dañada.

Algunas de estas máquinas, como los minitornos, también tienen la ventaja de adaptarse a las ondulaciones o relieves que pueden presentar algunos portones. En caso de no disponer de tales instrumentos, lo mejor es hacer el trabajo a mano, que puede ser más cansador pero que permite limpiar bien aquellos lugares de difícil acceso para las herramientas eléctricas,

Es importante asegurarse de que todo rastro de óxido o moho haya sido retirado de la superficie de metal antes de comenzar con el trabajo de pintado, porque de lo contrario es probable que la pintura vuelva a corroerse y saltarse, tornando inútil todo el trabajo puesto en la recuperación de la puerta grande.

Una vez que se ha limpiado lo mejor posible todo el polvo y la suciedad, se está en condiciones de comenzar con el trabajo de pintura propiamente dicho.

En este caso, algunos pintores prefieren aplicar sobre el portón una imprimación antioxidante, usando pincel, pistola o aerosol, y dejando secar al menos por un día. En el mercado existen distintas marcas y productos que pueden utilizarse para este fin, siendo más recomendables aquellos  barnices anticorrosivos y sintéticos basados en resinas alcídicas modificadas, que le otorgan mayor dureza y rapidez en el secado.

Un día después de hecha la imprimación, se puede pintar definitivamente el portón con un esmalte sintético para metales, que tiene mucho más agarre y duración que los acrílicos al agua.

Recuperar un portón metálico con pinturas de triple acción

Afortunadamente, existen en la actualidad pinturas para portones metálicos que pueden aplicarse directamente sobre la superficie desnuda, sin necesidad de imprimación. Se trata de los esmaltes todo en uno o de triple acción, que sirven como convertidor de óxido (generan una reacción química que neutraliza el óxido), anticorrosivo (al inhibir la formación de nuevo óxido), y como esmalte de terminación (protege y decora la superficie de metal).

porton0

En todos los casos, es importante no descuidar las medidas de seguridad pertinentes, sobre todo teniendo en cuenta que se está trabajando con pinturas basadas en materiales sintéticos derivados del petróleo, por lo que se recomienda hacer todo el trabajo en espacios con una buena circulación de aire, y equipados con mascarilla y gafas de protección.

Recibí nuestros articulos gratis