Como renovar el aspecto de los muebles de la cocina

El paso del tiempo y la exposición a la grasa, la humedad y la suciedad son algunos de los principales factores que terminan desluciendo el aspecto de los muebles de madera (alacenas, armarios, gabinetes, bajo mesadas, etc.) ubicados en la cocina. Ya sea que se trate de renovar esa imagen desgastada o de imprimirle un nuevo estilo al lugar, la aplicación de un buen pintado puede ser una excelente solución.

Antes de comenzar con la tarea de pintar todo el mobiliario de la cocina conviene plantearse cuál es el estado real del mismo, ya que si se encuentra muy deteriorado tal vez sería mejor reemplazarlo por uno nuevo. En cambio, si los daños son menores y pueden arreglarse sin demandar mucho tiempo y esfuerzo, la opción de repintar sigue siendo más conveniente.

pintura-cocina1

Una vez que se ha decidido renovar el aspecto de los muebles de la cocina repintando los mismos, el siguiente paso consistirá en seleccionar el tipo de pintura que mejor se adapte a las características del ambiente en que se encuentran y al uso que reciben.

Para el trabajo se necesitará un material que tenga una gran capacidad de agarre y no se desprenda, salte o se raye con facilidad. También necesitas que ofrezca la suficiente flexiblidad como para que no se noten las marcas de la brocha o el rodillo con el que se aplique.

La pintura debe ser, además, resistente al calor y a la humedad que predominan en el ambiente de la cocina, además de ofrecer una superficie más fácil de limpiar.

En base a estas propiedades, los esmaltes se presentan con la primera opción para el trabajo de pintura de armarios y alacenas, existiendo en los comercios del ramo una importante variedad de productos de este tipo especialmente desarrollados para pintar los muebles de cocina, que no necesitan imprimación previa y que sirven tanto para maderas como para melaminas.

Por su relativa facilidad de preparación, aplicación y limpieza, los esmaltes acrílicos al agua pueden ser los más recomendados para la tarea, ya que también ofrecen la importante ventaja de que no tienden a amarillearse con el paso del tiempo, como suele ocurrir en el caso de los esmaltes al aceite.

Para calcular la cantidad de pintura que se necesitará para el trabajo de renovar el aspecto de los muebles de cocina, conviene medir la superficie que suman los armarios, incluyendo en el cálculo el interior de las puertas y los laterales que quedan a la vista.

Una vez que se cuenta con los materiales y herramientas, se debe vaciar el mobiliario y retirar las puertas y cajones, quitando a su vez los herrajes y demás accesorios para evitar que se manchen. Si cuentan con un sistema de apertura que no se pueda quitar, el mismo debe cubrirse con cinta de enmascarar (cinta de pintor).

A continuación, se deben lijar y limpiar muy bien todas las superficies a pintar con el fin de eliminar todo resto de pintura, antigua, grasa u otra suciedad, ya que éstos pueden impedir que la pintura se adhiera bien al mueble, causando que la misma se desprenda con facilidad al poco tiempo.

Antes de su aplicación con pincel o rodillo, el esmalte acrílico debe haber sido preparado siguiendo las indicaciones del fabricante, a fin de que tenga la consistencia adecuada para cubrir perfectamente toda la superficie y para que se fije mejor sobre la misma.

Luego, se aplica una sola mano de pintura y se deja secar por el tiempo indicado en las instrucciones del producto. Transcurrido ese plazo, se repasa suavemente toda la superficie con una lija de esponja de grano 180 o 140 con el fin de quitar todas las impurezas de la pintura o el polvo que pudiera haberse asentado sobre el mueble durante el secado, y también para ayudar a la fijación de la segunda capa del esmalte.

Renovación de muebles de cocina: Trabajos finales

Una vez perfectamente secos los armarios después de la segunda mano de pintura, se debe aplicar una capa de barniz protector que aumentará la resistencia al paso del tiempo y los factores ambientales, ayudando a mantener el color original.

Si se desea prescindir del protector y si ha sobrado pintura, se puede aplicar una tercera e incluso una cuarta capa de esmalte acrílico.

gabinete-cocina

Finalmente, se procede a colocar los accesorios y herrajes de las puertas y cajones, que también son vueltos a instalar en los muebles de la cocina.

Recibí nuestros articulos gratis