Cómo revestir paredes con mosaico veneciano

El mosaico veneciano, conocido también como mosaico vítreo, venecitas o teselas, es una de las técnicas de revestimiento ornamental más antiguas, que ha perdurado hasta nuestros días gracias a su gran aporte estético, su resistencia a los elementos y el paso del tiempo, a la inalterabilidad de sus colores, y  a que puede ser utilizado para revestir prácticamente cualquier superficie, incluyendo las paredes interiores o exteriores de una casa.

Este elemento decorativo es un producto vítreo en el que se combinan logrado a través de la combinación de materias primas de origen natural que son fusionadas a 1400 grados para luego ser volcadas a moldes y templadas, lo que le da su conocida capacidad para mantenerse inalterable al sol, la lluvia, el calor o frío extremos, los cambios bruscos de temperatura, la suciedad y los agentes químicos.

venecitas1

Otra particular ventaja que ofrece el mosaico veneciano es que el pequeño tamaño de cada pieza le permite cubrir superficies curvas desde 6 centímetros de diámetro.

En la actualidad, este material se comercializa bajo la forma de varias pequeñas venecitas unidas entre sí conformando hojas o placas para recubiertas con papel encolado, film transparente o silicona para facilitar su colocación.

Una vez que se han tomado las medidas de la pared a revestir, se ha calculado la cantidad de mosaico veneciano que se va a necesitar para ello, se debe buscar el material adhesivo que servirá para realizar el trabajo.

En este punto es importante utilizar un pegamento apto para revestimientos vítreos. Esto se debe a que el mosaico veneciano tiene muy baja o nula absorción. Asimismo, se aconseja utilizar un adhesivo blanco para los colores blancos y medios para evitar que el color original cambie de tonalidad, ya que no debe olvidarse que las piezas tienen cierto grado de transparencia.

Para asegurar una buena adhesión a la pared, ésta debe estar totalmente limpia de polvo, grasas, pinturas, eflorescencias, restos de yeso o cualquier otro elemento que afecte la fijación del revestimiento. Del mismo modo, se debe asegurar que no existan imperfecciones o irregularidades que afecten el nivel de la superficie.

El cemento adhesivo debe ser bien mezclado siguiendo las indicaciones del fabricante, de manera que adquiera una mejor consistencia que asegure las hojas de mosaico en su lugar y evite los deslizamientos.

A continuación, y con la ayuda de la parte lisa de una llana dentada de 3 o 4 milímetros, se debe esparcir el pegamento sobre un área no mayor a nueve hojas de mosaico veneciano, asegurándose de que la capa tenga un espesor de 3 a 5 milímetros, dependiendo de las recomendaciones de la marca.

Luego se apoya la herramienta del lado dentado en un ángulo de 90 grados de la superficie y se procede a estirar el material en sentido vertical y uniformemente, haciendo que los surcos queden parejos.

mosaico vitreo1

El siguiente paso consiste en colocar las placas u hojas de mosaico veneciano sobre la pared, dejando la cara cubierta con la capa de papel, film plástico expuesta hacia el colocador. Se fija el material dando unos golpes suaves con una llana de goma sobre la superficie, asegurando la adhesión de todas las piezas.

Al colocar la siguiente plancha se debe respetar que la distancia con la otra sea igual que las juntas entre pastilla y pastilla. Esto se logra dando golpes suaves con la herramienta de goma hasta lograr la nivelación de las juntas.

Cómo revestir paredes con mosaicos venecianos: Trabajos finales

Una vez que se ha terminado de revestir la pared con mosaico veneciano, se debe esperar alrededor de una hora antes de ablandar el papel que sujeta las piezas  con una esponja humedecida con agua. Se deja que el líquido actúe por cinco minutos y luego se procede a retirar el papel con cuidado, ya que el pegamento no ha secado el todo. La misma recomendación vale para los mosaicos venecianos cubiertos con film transparente.

El relleno de las juntas debería hacerse 24 horas más tarde, utilizando para esa tarea la llana de goma y cemento especial para juntas.

Finalmente, y antes de que la lechada tapajuntas fragüe totalmente, se lava toda la superficie con una esponja humedecida en agua limpia para retirar los restos de material que pudieran haber quedado en la superficie del revestimiento de mosaico veneciano.

Recibí nuestros articulos gratis