Cómo revestir paredes con tela arpillera

La arpillera es un material rústico que originalmente se destinaba a la fabricación de bolsas y piezas de embalaje, o como medio de cobertura, que con el correr de los años se ha hecho lugar entre las telas que pueden utilizarse para al confección de prendas de vestir, tapicería y decoración, e incluso como revestimiento de paredes.

Elaborada principalmente con fibra de yute, esta clase de género se destaca por su durabilidad y solidez a pesar de tratarse de un tejido muy suelto, mientras que la calidad de su textura permite asociarlo con casi todos los estilos y diseños.

Cómo revestir paredes con tela arpillera

arpillera0

Estas características han permitido su uso para la confección de fundas de almohadones, cortinas, paneles aisladores de sonido, mantas, caminos, revestimientos de macetas, manteles, unidades de almacenamiento, tapizados de muebles, etc.

El aprovechamiento de la arpillera para revestir paredes puede ser un buen recurso para darles no sólo un toque cálido e interesante, sino que también permite darle a la habitación un buen aislamiento y una mejor acústica con una mínima inversión de dinero y tiempo.

El material puede conseguirse por metro en tiendas especializadas en la comercialización de textiles, donde es posible obtener rollos de hasta 100 metros con una amplia variedad de colores aparte de la tonalidad natural del yute (azul, negro, rojo, celeste, amarillo, caqui, naranja, lila, etc.).

Es posible que en algunos lugares no haya comercios que ofrezcan estos productos, pero no hay que desesperar, porque afortunadamente en estos días se puede puede adquirir rollos de arpillera de distintos anchos (60; 100 o 150 centímetros) en negocios en línea como Mercado Libre, Alibaba, etc.

arpillera2

Para revestir las paredes con arpillera también se necesitará una cinta métrica, tijeras, y un adhesivo a base de celulosa, que es el pegamento más adecuado para trabajar con pieles, tela y papel.

Antes de comprar la arpillera, se debe calcular la superficie total a cubrir para solicitar el metraje correcto de tela y evitar la sorpresa de quedarse corto de material en plena fanea de revestimiento.

Una vez que se adquirió la cantidad adecuada de material, se procede a formar los paneles o tiras que se irán pegando a las paredes. Para ello sólo hay que cortar la arpillera con el largo suficiente para cubrir el espacio desde el techo al piso.

A continuación, se debe aplicar una capa del pegamento en dos paneles de tela y se deja reposar por el tiempo indicado por el fabricante, que por lo general no supera los tres minutos, tiempo suficiente para que el adhesivo se aferre mejor a las fibras del tejido, lo que ayuda a que se pegue con más fuerza al muro.

Una vez pasado ese tiempo, se coloca el borde inferior de un paño de arpillera contra el borde inferior de la pared, y con la ayuda de un rodillo de mango largo se repasa suavemente hacia arriba sobre el frente del tejido, haciendo que el mismo se vaya adhiriendo a la superficie a revestir.

En esta etapa del trabajo es mejor contar con la ayuda de otra persona para que sostenga la punta superior del segmento de tela a medida que se la vaya pegando.

Revestir paredes con arpillera: Trabajo final

Posteriormente, una vez que la arpillera quedó adherida a la pared, se debe alisar pasando la mano de arriba hacia abajo, para hacer desaparecer las arrugas que pudieran haberse producido durante la colocación del material.

arpillera1

Finalmente, y valiéndose de unas tijeras bien afiladas, se procede a cortar la arpillera sobrante de los bordes superior e inferior del muro.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*