Como tapar el color rojo de las paredes

El color rojo es un tono imponente y llamativo, bien empleado queda estupendamente, pero tiende a agotar con el tiempo y suelen dar ganas de cambiarlo.

El problema está en que por sus particularidades, no es una pintura fácil de tapar; tampoco es una labor imposible, pero lleva sus mañas.

En este artículo descubrirás los trucos que puedes utilizar para conseguir neutralizar el color rojo de las paredes y aplicar tonos más claros y no tan audaces.

Cómo neutralizar el color rojo de la pared

Ante todo hay que emplear un imprimador de sellado a base de agua que coincida con el color final, o bien uno de tono gris o rosado para fomentar la transición del rojo a uno más neutro.

Se deben pasar dos capas de imprimación y hay que dejar secar completamente, es conveniente utilizar ventiladores para acelerar el proceso de secado.

Una vez listo este proceso, se debe pasar a la pintura que ha de ser de buena calidad para no tener que aplicar demasiadas capas. De ser así con dos pasadas es posible cubrir completamente el tono rojo de la pared, de lo contrario se van a necesitar unas cuantas más.

El nuevo color se tiene que aplicar con rodillo de felpa y las capas tienen que ser al ras, muy precisas para asegurar una buena cobertura y no queden rayas o espacios sin pintar. Este punto es especialmente importante cuando se intenta cubrir tonos intensos como es el caso del rojo.

La pintura roja en las paredes

Es un color intenso, con presencia y muy audaz, por ende es mucho menos permisivo que por ejemplo un blanco o un beige.

Para que quede bien se ha de colocar muy estratégicamente y nunca pintar todas las paredes de rojo, de lo contrario será un desastre asegurado.

Este tono hace que los espacios grandes se vean más chicos, destaca un lugar en particular o los objetos que estén sobre o cercanos a esta pared. Se suele emplear en detalles o en una sola pared a modo de acento.

Cabe destacar que es un color que según su tonalidad puede generar cambios de humor en las personas, por ejemplo el rojo azulado es festivo y se puede emplear en comedores o salas, en cambio, el rojo anaranjado tiende a producir ansiedad y por ende se lo usa en sitios populares como casinos, nunca en el hogar.

Un buen truco para ver cómo quedaría el rojo en la casa sin pintar la pared es utilizando cartulinas coloreadas sobre las zonas elegidas, y ver cómo queda el color según diferentes iluminaciones, tanto de día como de noche.

Influencia del rojo en las paredes lindantes

Un detalle de suma importancia es cómo influye el rojo en la percepción de colores lindantes. Los blancos tienden a verse rosados, los amarillos anaranjados y los azules adquieren una tonalidad morada.

Como habrás comprobado, pintar una pared de rojo no es tan sencillo, hay muchos aspectos que considerar antes de hacerlo. Pero si ya has cometido el error o te has cansado del color,  ya cuentas con las herramientas necesarias para poder cambiar el rojo por otro tono más apacible y fácil de combinar.

Fuente: Pintorexpress

Foto: pixabay

Recibí nuestros articulos gratis