Consejos básicos para distribuir los muebles en una sala

Distribuir correctamente los muebles en cada uno de los ambientes que constituyen una casa no sólo es necesario para garantizar un tránsito libre de obstáculos para sus moradores y visitantes, sino también para aprovechar mejor los espacios y obtener un lugar más acogedor.

El paso importante para organizar la colocación del mobiliario en una sala consiste en ver qué actividades suelen tener en la misma. Teniendo en cuenta qué es lo que se va a hacer en ese lugar, se estará en condiciones de ver qué muebles son los más adecuados para esos fines específicos.

Consejos básicos para distribuir los muebles en una sala

Este diseño previo de las actividades, además de ayudar a eliminar el desorden, permitirá obtener un lugar más amplio y práctico, y también permitirá usar un mismo mueble para distintos fines, lo que se traducirá en un ahorro de espacio y de dinero.

Ahora bien, para evitar que una habitación se vea sobrecargada, se deben considerar la configuración arquitectónica de la misma. Por ejemplo, es importante no obstruir las ventanas con muebles altos, pudiendo colocarse frente a ellas un sofá con espaldar bajo. En ese caso, se recomienda dejar una distancia de al menos 25 centímetros entre el mueble y las aberturas, a fin de facilitar el desplazamiento de las cortinas.

Otro complemento arquitectónico de la sala que debe permanecer sin obstáculos es la puerta; por esa razón, si se va a colocar un mueble grande cerca (una mesa o una cómoda, por ejemplo), debe dejarse el espacio suficiente para permitir la apertura completa de la puerta.

Asimismo, no se recomienda colocar muebles directamente en frente de las entradas y pasillos, ya que esto puede dificultar seriamente la libre circulación de las personas. En todo caso, si las restricciones de espacio obligan a ubicar mobiliario en esas zonas, convendría poner una silla o un sillón pequeño, porque será más fácil desplazarse alrededor de éstos.

La distribución de los muebles también juega un rol importante a la hora de equilibrar las dimensiones de una sala. En el caso de una habitación larga, por ejemplo, se puede quitar el peso en este detalle estructural ubicando el mobiliario más grande en sentido perpendicular a la pared de mayor longitud.

Si el área a amueblar es más grande, se la puede dividir en zonas adicionales, específicamente diseñadas para un propósito.

Distribuir muebles en salas cuadradas

Para una pequeña sala de planta cuadrada, en cambio, los muebles se pueden colocar en paralelo a lo largo de las paredes. También se puede tratar de agrupar los muebles, colocándolos perpendiculares o paralelos unos con otros.

Si el cuadrado es más amplio, se puede llevar esos grupos de muebles a las esquinas, atenuando de este modo los ángulos del ambiente.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*