Cortinas: Elección de tamaño e instalación de barras

Las cortinas son una parte esencial de la decoración de un hogar, de allí la importancia de planificar adecuadamente su instalación, usar las herramientas adecuadas y elegir las piezas con las medidas que mejor lucirán en la habitación.

Antes de comprar el cortinaje y la barra en la que serán colgadas, se recomienda medir la anchura en la parte superior, central e inferior del marco de la ventana, y en base trazar un dibujo que marque la medida más grande. También deben marcarse los respiraderos cercanos, interruptores de luz y enchufes eléctricos para que no queden cubiertos.

Para medir bien el ancho de la ventana se debe sumar al menos 15 centímetros a cada lado.
Cuando se necesite colocar una barra de una longitud igual o superior a los 2,5 metros será necesario contar con tres soportes para evitar que la misma se arquee por el peso del dosel.

El tamaño de las cortinas hace una diferencia en la decoración de la habitación: Las piezas de 1,60 metros de largo por lo general se asientan en o justo por debajo de la solera, los doseles de 2,15 metros se asientan en o justo por encima del suelo, y las de 2,41 metros se pueden agrupar en el suelo para obtener una apariencia más dramática.

Es posible que se necesiten cortinas más largas si estarán montadas a la barra cerca del techo. Para anchura, los doseles deben tener al menos el doble de la anchura de la ventana y las molduras.

Junto con el tamaño de la cortina, las dimensiones y la ubicación de la barra también pueden influir en el resultado final. Las varas que se extiendan de 5 a 7 centímetros más allá del marco dan un aspecto tradicional permitiendo que las cortinas cubran parcialmente la ventana cuando esté abierta. Extender la barra de 25 a 38 centímetros más allá ayudará a mostrar toda la ventana, dándole un aspecto más amplio.

Se recomienda colgar la barra 15 centímetros por encima del marco de la ventana. Si se utilizan cortinajes extra-largos conviene pasar la vara cerca del techo para hacer que la habitación luzca más alta.

Para instalar la barra de la cortina, se deben medir y marcar las ubicaciones de los soportes en la pared, utilizando un nivel para alinear correctamente las marcas de lápiz de modo que la barra quede colgando de manera uniforme.

Colgar una cortina de una barra: Trabajos finales

Con la ayuda de un taladro se perforan los agujeros en los que irán los tornillos que fijarán los soportes del barral. Debe tenerse cuidado de utilizar los tacos y pernos adecuados al peso de las cortinas que se colgarán.

A continuación, se quitan los remates y se instala la barra, colgando el dosel siguiendo las instrucciones para el tipo de vara elegida y las características de la ventana. Se ajustan los tornillos de fijación, se vuelven a colocar los remates en los extremos de la barra.