Pistolas de clavos Bosch: Cómo usarlas de manera segura

Las pistolas de clavos o clavadoras Bosch son potentes herramientas que ayudan a reducir las demandas de tiempo y esfuerzo en los procesos de enmarcado, revestimiento, acabado y techado en una construcción. Sin embargo, se trata también de instrumentos que pueden ocasionar severas lesiones si se los utiliza sin conocer adecuadamente su funcionamiento ni siguiendo estrictas medidas de seguridad.

Lo primero que debe conocerse de una pistola de clavos es el mecanismo de disparo que utiliza, partiendo del hecho de que en todas ellas existen dos controles básicos que operan conjuntamente para descargar el clavo: el gatillo y la punta de seguridad de contacto. Sin embargo, existen distintos tipos de disparo, que pueden influir en el nivel de seguridad con que se pueden operar.

clav0

  1. Descarga Secuencial: Cuando la punta de seguridad de contacto debe ser presionada contra la superficie de trabajo y luego se aprieta el gatillo para disparar un clavo. Ambos mecanismos deben liberarse para disparar otro clavo. Este sistema, considerado el más seguro, es también conocido como de descarga única, gatillo restrictivo o modo de disparo con gatillo.
  2. Descarga por contacto: Cuando la pistola dispara un clavo cuando los mecanismos se activan en cualquier orden. Se puede presionar primero la punta de seguridad de contacto y luego apretar el gatillo, o viceversa. Si el operador mantiene apretado el gatillo, puede descargar un clavo cada vez que presiona la punta de seguridad de contacto sobre una superficie de trabajo. También se conoce como descarga por golpe y esta modalidad sólo es recomendable para operadores con experiencia.

En este aspecto, los últimos modelos de pistolas de clavos Bosch están equipadas con gatillos seleccionables sin herramientas, que permiten cambiar fácilmente entre los dos sistemas de disparos antes mencionados.

Uso seguro de una pistola de clavos

clav2

Antes de su encendido, la pistola de clavos debe revisarse cuidadosamente, verificando que no le falten piezas, o que no se observen daños.Una vez determinado que la herramienta está completa y en condiciones adecuadas de funcionamiento, se puede comenzar a trabajar, aunque teniendo en cuenta las siguientes precauciones:

  • Siempre debe asumirse que la herramienta está cargada con clavos (no importa si cree que está desconectada), evitando apuntar contra partes de su cuerpo u otras personas.
  • Si necesita sujetarse a la superficie de trabajo mientras está clavando, debe colocar la mano a no menos de 30 centímetros de la pistola.
  • Para clavar oblicuamente o en una posición difícil, presionar primero la punta de seguridad de contacto contra la superficie de trabajo y luego apretar el gatillo. Esto reducirá el peligro de rebotes.
  • Usar el equipo de protección personal: casco, guantes, gafas de seguridad y protección auditiva.
  • Desconectar siempre el suministro de aire de la pistola de clavos al cargar, descargar o sacar un clavo atascado.
  • Cortar el suministro de aire y remover los clavos del cargador toda vez que se esté por trasladar a otro sitio o cuando se pase la herramienta a otro operador.
  • No desconectar el suministro de aire mientras se mantiene presionado el gatillo, porque se disparará apenas se vuelva a conectar.

Recibí nuestros articulos gratis