Antes de que llegue el frío: Cómo mejorar el aislamiento térmico de una casa

Una casa con un aislamiento térmico escaso o ineficiente puede repercutir negativamente en la economía de la familia durante el invierno, debido a que se necesitará consumir más energía para calefaccionar las salas y habitaciones, lo que deriva en un aumento en las facturas de los servicios de gas o electricidad.

Afortunadamente, existen algunos métodos sencillos que pueden contribuir a mantener el ambiente hogareño un poco más cálido y confortable.

Antes de que llegue el frío: Cómo mejorar el aislamiento térmico de una casa

Una de las soluciones más comunes consiste, simplemente, en cerrar las cortinas de las ventanas. A pesar de que esto puede parecer algo obvio, existe un importante número de personas que no le dan importancia el hecho de que, en una noche helada, el vidrio desnudo de las ventanas puede aumentar considerablemente el frío de un lugar, haciendo que un ambiente que durante el día registra 20°C, descienda a tan sólo 7°C.

En invierno, las cortinas deberían cerrarse durante la noche, ya que durante el día es importante que permanezcan abiertas para permitir que la luz y el calor del sol entren sin inconvenientes a los distintos espacios de la casa.

Para un mejor aislamiento térmico, se recomienda el uso de telas pesadas o cortinas en capas sobre las ventanas para evitar las corrientes de aire y al mismo tiempo dificultan la pérdida de calor radiante.

Otro recurso para evitar que el frío se apodere de una casa consiste en aplicar un aislante térmico plástico directamente sobre el vidrio de las ventanas. Se trata de kits comerciales que pueden adquirirse en ferreterías u otros negocios especializados y que incluyen una película sintética autoadhesiva que se fija a la cara interna del cristal, teniendo cuidado de que no se formen burbujas o arrugas durante la operación.

En caso de que queden irregularidades en la superficie del tratamiento, las mismas pueden eliminarse aplicando aire caliente con una pistola o con un secador de pelo. Como siempre, es necesario leer y seguir las instrucciones dadas por el proveedor en cuanto al uso y manipulación de esta clase de productos para asegurar un mejor resultado.

Cómo mejorar el aislamiento térmico de las paredes

Las paredes son otro componente estructural de la casa que debe considerarse al momento de tratar el aislamiento térmico. Los muros sólidos de ladrillo o piedra son mejores aislantes que el vidrio de las ventanas, pero todavía se enfrían y dejan escapar mucho calor del interior.

En ese caso, para reducir considerablemente las pérdidas de energía a través de las paredes se puede recurrir al uso de cuadros, tapices, espejos, e inclusos carteles, ya que todos estos ornamentos se convierten en una barrera adicional al paso del aire frío. Los cuadros y espejos enmarcados pueden ser suficientes para elevar un grado la temperatura de una habitación, aunque el uso de tapices u otros tejidos similares pueden ser más efectivos como aislantes, si bien éstos pueden ser más caros que las otras soluciones.

Otro método que pude ayudar a mantener el calor en el interior de una sala es la instalación de bibliotecas, siendo la madera de los estantes y los materiales de los propios libros los que contribuyen a mejorar el aislamiento térmico del lugar.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*