Cómo aprovechar la tecnología para reducir costos por consumo energía

Los últimos avances tecnológicos permiten a los propios dueños de casa controlar los niveles de consumo de energía (gas y electricidad) y agua, gracias al desarrollo de dispositivos inteligentes que monitorean el uso de esos recursos y facilitan el ahorro al momento de abonar las facturas correspondientes.

Una de estas soluciones tecnológicas es el termostato programable inteligente, un pequeño aparato que regula la temperatura ambiente en una casa y que está conectado permanentemente a una plataforma en línea, donde se almacena el historial de consumo y desde se transmiten datos a los móviles de los usuarios.

termostato2

No todos estos sistemas de control climático operan de la misma manera ni tienen las mismas capacidades o funciones, y esto se debe generalmente a que cada marca de termostato utiliza una tecnología patentada de auto-programación diferente.

Algunos equipos, por ejemplo, son capaces de detectar la ausencia de los moradores de la casa para, dado el caso, bajar o apagar automáticamente la calefacción después de que la última persona ha salido a la calle.

Algunos de estos termostatos ofrecen también la posibilidad de adaptarse a las características arquitectónicas particulares de cada vivienda (medidas de las habitaciones, cantidad de ventanas y puertas, etc.) que suelen condicionar en el comportamiento de la calefacción y refrigeración, y sus niveles de consumo.

Estas diferencias de prestaciones obligan a los usuarios a ser cuidadosos al seleccionar el modelo de termostato inteligente que se desea instalar en casa, por eso es importante asesorarse bien sobre las características de cada dispositivo, además de tener en cuenta la experiencia que tiene el fabricante en el desarrollo y producción de estos sistemas, y la garantía y respaldo pos-venta que se ofrece.

En cuanto a los volúmenes de ahorro en el consumo de energía que ofrecen los termostatos inteligentes, existen algunas opiniones que señalan que un buen equipo puede ayudar a reducir en un 30 por ciento los costos de calefacción o refrigeración; sin embargo, estudios más realistas ubican este ahorro en un 12 por ciento sobre el total del consumo.

Para asegurarse de que el termostato inteligente permita un gasto más eficiente es conveniente estudiar los manuales de usuario y no fiarse demasiado en la interfaz intuitiva que caracteriza a estos aparatos conectados, porque es muy posible que se cometan pequeños errores u omisiones al momento de su configuración y programación que podrían repercutir en su rendimiento final.

Como los termostatos inteligentes requieren estar conectados e interactuar con los distintos aparatos destinados a la climatización del hogar, como los calefactores, aires acondicionados, ventiladores, etc. cuenten con un sistema de conexión por cable o inalámbrico (radio, infrarrojo o Wi-Fi) compatible con el del control central.

Instalación del termostato programable inteligente

Una vez que se ha verificado la compatibilidad con los equipos de calefacción y refrigeración, se puede comprar e instalar el sistema de control climático. En la mayoría de los casos, esta tarea puede ser cumplida por los propios dueños de casa, ya que por lo general sólo necesitan conectarse a la red eléctrica de la casa, con el disyuntor del termostato apagado.

Como algunos de estos dispositivos tienen instalada una pila de respaldo, se la debe retirar momentáneamente durante el proceso de instalación, de manera que al ser reactivado el termostato inteligente se configure sobre la base de las condiciones reales de cada casa.

termostato1

El último paso consistirá en programar el funcionamiento del sistema, ya sea directamente a través del panel de control ubicado en su parte frontal, o mediante el smartphone o tableta, en caso de que estos ya se encuentren sincronizados por la aplicación correspondiente.

Recibí nuestros articulos gratis