Cómo aromatizar una casa aprovechando la aspiradora o la cocina

Cada vez resulta más amplia la oferta de soluciones comerciales al problema de los malos olores en el hogar, que incluye difusores de aceites, aromatizadores automáticos, velas y ambientadores en aerosol. Si embargo, existen personas que no pueden recurrir a estos productos debido a que padecen alergias graves o simplemente no pueden tolerar los olores concentrados típicos de los aromatizantes convencionales.

Para ellas existe la posibilidad de recurrir a alternativas más sencillas y económicas, aprovechando dos elementos importantes de la casa: la aspiradora y la cocina.

aspiradora1

¿Se puede aromatizar una casa usando la aspiradora? La respuesta es sí, siempre que se trate de un modelo con bolsa o depósito, ya que su sistema de acción es el que permitirá llevar adelante la tarea de esparcir exquisitas fragancias en los distintos ambientes de una vivienda.

La aspiradora consta de un ventilador mecánico que crea un vacío que succiona el aire cargado de polvo que es recogido por los cepillos, conduciéndolo a través de un tubo y haciéndolo pasar por una bolsa porosa que retiene el polvo y deja pasar el aire, que luego es expulsado ya limpio al exterior.

Para darle una función aromatizadora al aparato sólo se necesita colocar en el interior de la bolsa o depósito una toallita perfumada con el aceite esencial, el suavizante de ropa o la colonia que contenga el perfume que más le agrade al usuario.

Se pueden depositar hasta cuatro pequeños recortes, de manera que cada vez que la aspiradora se ponga en funcionamiento el aire que se expulse salga con la fragancia elegida, ayudando también a combatir el olor a polvo que suele percibirse cuando se está aspirando el piso.

No está demás recordar que, cuando se trabaja con una aspiradora, es importante mantener la limpieza de los filtros y estar pendiente del indicador de bolsa llena, ya que el descuido de estos dos aspectos suelen ser la principal causa de daños en el motor del electrodoméstico.

Uso de la cocina para aromatizar los ambientes

Aprovechar la cocina para combatir los olores indeseados es uno de los recursos más antiguos de las dueñas de casa. En un principio, el truco más usual y conocido fue el de hornear especialidades como tortas, dulces, galletas, o simplemente pan, para que sus aromas particulares ayuden a crear un ambiente más acogedor.

Otra manera de aprovechar la cocina para solucionar el problema de los malos olores es, sencillamente, preparar en ella un aromatizador casero.

coccion

Para ello se necesita mezclar una parte de la esencia que se desea utilizar con cinco partes de agua, y luego se coloca en una olla pequeña o cacerola, dejándola cocinarse a fuego lento, de modo que el aroma brote y cunda a medida que la mezcla comience a emitir vapores. Si no se dispone de aceites esenciales para llevar adelante este trabajo, se pueden utilizar ramas, flores y hojas de las distintas especies de plantas aromáticas.

Recibí nuestros articulos gratis