Cómo limpiar a fondo un tanque de agua

Los tanques de reserva de agua domiciliarios resultan indispensables para asegurar la provisión de agua potable para los moradores de una vivienda durante las 24 horas del día, razón por la cual es importante mantener ese depósito libre de elementos provenientes del exterior, y evitar que su interior se convierta en el foco de impurezas que pueden resultar perjudiciales para la salud.

Una manera obvia y simple de conservar esa reserva sin exponerla a la acción de insectos o cuerpos extraños es asegurarse que la tapa de la cisterna esté bien cerrada herméticamente.

tanque de agua1

Sin embargo, la presencia de agua estancada en un espacio cerrado y sin luz también puede convertir el lugar en una fuente de bacterias. Para evitar esta situación es recomendable someter al interior del tanque a un profundo trabajo de limpieza.

Esta tarea debe llevarse a cabo dos veces al año si se desea garantizar  la buena calidad de agua dentro de la casa, siendo las etapas más adecuadas a fines de otoño y a principios de la primavera. De esta manera, el tanque queda en condiciones de enfrentar primero el invierno después del uso intenso en los meses del verano, y luego hacer frente a la época cálida del año, que es la temporada de mayor consumo del líquido elemento.

Para limpiar a a fondo un tanque de agua en la casa, se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Cerrar la llave de paso del agua al tanque.
  2. Vaciar parcialmente el contenedor, dejando una cantidad suficiente de agua para lavar el fondo, las paredes y la tapa.
  3. Cerrar las llaves necesarias para aislar el tanque de agua de la cañería de distribución interna.
  4. Limpiar el tanque cepillando bien el fondo, las paredes y la tapa, sólamente con agua y sin usar ningún producto de limpieza.
  5. Vaciar el tanque en su totalidad y enjuagarlo varias veces con agua potable para eliminar los residuos que quedaron sueltos por el paso del cepillo. El agua de lavado y los residuos se deben eliminar mediante la válvula de desagüe o utilizando una bomba de achique o balde, nunca por la cañería de distribución interna.
  6. Llenar con agua el tanque hasta la mitad.
  7. Agregar 2 litros de lavandina recién comprada por cada 1000 litros de capacidad del tanque. Este producto debe ir agregándose a medida que se va llenando la otra mitad del tanque.
  8. Colocar la tapa, asegurándose de que la misma no presente roturas y que los burletes que garantizan su estanqueidad se encuentren en buenas condiciones. También es importante verificar que el caño de ventilación tenga colocado un mosquitero en su extremo.
  9. Dejar actuar la lavandina por un período mínimo de tres horas.
  10. Eliminar el agua clorada haciéndola salir por todas las canillas de la cañería de distribución. Esta acción también ayudará a limpiar y desinfectar la totalidad de las tuberías de la vivienda.
  11. Llenar y vaciar el tanque varias veces, abriendo todas las canillas, para ayudar a eliminar el exceso de cloro que pudiera haber quedado en la cisterna y en el resto de la red de agua.
  12. Finalmente, se procede a llenar el tanque de agua y ponerlo en servicio.

Se puede plantear que los dueños de casa no tengan la posibilidad de realizar esta tarea, ciertamente engorrosa, dos veces al año. En ese caso, se puede realizar la limpieza total del tanque de agua una vez cada 12 meses.

tanque de agua2

Esta labor higiénica es válida tanto para los tanques de agua elevados por encima del nivel de los techos, como para los apoyados en el suelo, y los subterráneos.

Recibí nuestros articulos gratis