Cómo limpiar las mesadas de melamina en la cocina

Las encimeras de aglomerado laminadas con melamina son populares gracias a su precio económico, su resistencia y a la variedad de colores y texturas que ofrece este tipo de material. Sin embargo, para que sigan luciendo el aspecto encantador de lo nuevo, es clave conocer cuál es la manera más conveniente de limpiarlas a pesar de estar expuestas a distintos factores de suciedad y desgaste presentes en la cocina.

Para llevar a cabo una limpieza diaria de las mesadas hechas con este material se aconseja pasar por toda la superficie un paño suave embebido con un detergente líquido suave o un limpiador para superficies de laminado, melamina o fórmica (así se la identifica en algunos países, en referencia a un nombre comercial originado en los EE.UU.)

Cómo limpiar las mesadas de melamina en la cocina

Para las costuras o bordes metálicos de la encimera, se puede frotar con un cepillo de dientes suave a lo largo de dichas áreas.

Luego, se enjuaga todo con agua limpia y se seca con una toalla de tela. No se recomienda usar demasiada agua, sobre todo cerca de los bordes y juntas del laminado, ya que el líquido puede penetrar por debajo de la melamina y hacer que el panel se hinche e incluso se agriete.

Tampoco es conveniente usar productos comerciales destinados a la limpieza de otros materiales, como es el caso de los limpiadores de azulejos y baldosas, ya que sus componentes químicos pueden dañar o producir decoloraciones en la cara superior de la encimera. Si se presentan manchas muy rebeldes, como las de grasa, se puede aplicar una solución de vinagre con agua en una proporción de uno a uno.

Otra solución casera para limpiar las mesadas de melamina, sobre en el caso de salpicaduras de café o té, consiste en mezclar bicarbonato de sodio con un detergente suave para formar una pasta que se aplica sobre la mancha. Después de dejar pasar cinco minutos, se quita la pasta pasando delicadamente un cepillo de cerdas suaves, tratando de no frotar para no dejar rayones por el arrastre del bicarbonato.

Si la encimera presenta manchas más difíciles de quitar, se puede aplicar la misma pasta y dejar actuar por un día antes de limpiar la superficie y enjuagar.

Limpieza de encimeras de melamina: Prohibidos los abrasivos

Nunca, bajo ningún concepto, se deben frotar materiales abrasivos como las lanas de acero para quitar la suciedad de una encimera, ya que sólo se provocarán rayaduras en la melamina, quitándole el sellado y permitiendo que las partículas de grasa, aceite, tinta, agua, etc. penetren con más facilidad y dificultando su posterior limpieza.

Asimismo, debe tenerse presente que la mejor medida de preservar el estado impecable de una mesada de este material es limpiar los derrames y manchas de inmediato.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*