Cómo limpiar una parrilla oxidada con productos caseros

Sin necesidad de recurrir a productos industriales, podrás quitar el óxido de la parrilla oxidada con un presupuesto casi nulo. Se trata de productos que todos tenemos en nuestras casas: vinagre, limón, y hasta cebolla; elementos cotidianos con un doble uso, que en este caso te sacarán de un apuro y te facilitarán lucirte en tus parrilladas y asados.

Es que el óxido en los alimentos puede ser nocivo para la salud. Si un objeto de metal se ve expuesto al agua por un tiempo prolongado, será inevitable que se forme una película de óxido, provocada por el oxígeno del agua. Además de ser nocivo para la salud, el óxido daña poco a poco los objetos, en este caso la parrilla, por lo que es preciso limpiarla a tiempo.

Cómo limpiar una parrilla oxidada con productos caseros

quitar oxido parrilla

Quitar el óxido de la parrilla con vinagre

El vinagre es el ingrediente más popular para quitar el óxido de manera casera y natural. El componente que posee el vinagre, y que comparte con los demás elementos que verás, sirven para quitar el óxido de una parrilla, es su factor ácido. Es un ácido que no hace mal a la salud, y que combate estupendamente el hierro formado en el metal.

El modo de limpiar la parrilla con vinagre consiste simplemente en sumergir o humedecer abundantemente la misma, dejándola en contacto con el vinagre toda la noche. Al día siguiente, puedes raspar suavemente con una virulana embebida en aceite neutro dejando tu parrilla libre de óxido. También puedes limpiarla mojando la virulana en vinagre y pasándole a cada una de las varillas de la parrilla.

Cualquiera sea el método que uses, una vez quites el óxido, recuerda calentar la parrilla y engrasarla bien. Luego remueve la grasa con papel de diario o cebolla antes de colocar la carne!

Otros métodos caseros para remover el óxido de tu parrilla

Las cebollas también son utilizadas para remover el óxido de metales. En este caso, te servirá en tanto la mancha de óxido de la parrilla no sea demasiado grande y profunda. Para hacerlo, coloca la cebolla sobre la zona a limpiar y déjala al menos tres o cuatro horas. Luego enjuaga y, si es necesario, ayúdate con virulana o con un cepillo.

También por su alto contenido en ácido, el jugo de limón o de lima es un excelente aliado casero y natural para remover y quitar manchas de óxido. De todos modos, al igual que la cebolla, no es tan efectivo como el vinagre, sino que se lo emplea para quitar manchas textiles. El truco está en echar sal sobre la zona a limpiar antes de aplicar el limón. Luego sí, humecta bien el óxido con limón y deja actuar su ácido. En unas horas, remueve la cáscara de óxido empleando virulana embebida en aceite.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*