Cómo reemplazar el vidrio de una ventana

El reemplazo de un cristal roto de una ventana por otro sano es una tarea que puede llevar adelante cualquier persona adulta sin que le demande mucho tiempo y esfuerzo. Para ello sólo es necesario contar con los elementos de seguridad y herramientas adecuadas y seguir los pasos que se enunciarán más adelante.

Este procedimiento puede aplicarse para cambiar aquellos vidrios que han sufrido manchas indelebles, o que se ven demasiado deslucidos y opacos por la acción del tiempo, los factores climáticos y la falta de mantenimiento.

reparar ventana2

Para reemplazar el vidrio de una ventana, lo primero que debe hacerse es obtener las herramientas y materiales necesarios para realizar el trabajo, y éstos incluyen espátula, cinta de enmascarar (también conocida como cinta de carrocero o cinta protectora), silicona o masilla, y guantes.

Es importante tener en cuenta que la clásica masilla para ventanas ofrece la ventaja de ser económica, pero a su vez tiende a resecarse y resquebrajarse con el paso del tiempo. La silicona, por su parte, es totalmente impermeable, flexible y más fácil de aplicar en cristales y bordes.

A continuación, debe medirse de manera correcta las dimensiones (alto y ancho) de la abertura sobre la que se va a trabajar, para asegurarse de comprar el cristal con las medidas justas. También es importante medir la profundidad de los carriles o ranuras de la ventana en las que se encajará la pieza de vidrio.

El siguiente paso será retirar el cristal dañado o viejo de la ventana, un trabajo que demanda cierto cuidado para evitar que el mismo se rompa y que las astillas caigan al piso o se proyecten hacia todas partes. Para ello, se cortan tiras de la cinta de enmascarar y se las coloca por todo el borde del vidrio que se va a quitar, y también se colocarán dos tiras adicionales sobre la superficie del mismo formando una cruz.

Debido a que el cristal se encuentra rodeado de masilla o silicona antigua, la misma debe retirarse raspando en forma paulatina con la ayuda de la espátula, para finalmente liberar la pieza y poder retirarla sin problemas.

Algunas ventanas, en lugar de los materiales señalados, incluyen tirillas de goma que sirven para asegurar el vidrio, si las mismas se encuentran muy desgastadas se las deberá reemplazar por unas nuevas al momento de colocar el nuevo.

Para este paso (instalación del vidrio sano), se quitan las varillas de sujeción y se procede a colocar el material fijador, que puede ser masilla, silicona, o las nuevas tirillas de goma. En caso de utilizar masilla o silicona, las mismas se aplican por todo el borde del cristal para luego colocarlo en el marco.

Luego se vuelve a aplicar masilla o silicona en el borde, trabajándola con los dedos o la espátula hasta que la capa de material quede completamente lisa.

reparar ventana1

En esta etapa, cuando se trabaja con ventanas con marcos de madera; una vez que se puso el vidrio en su lugar, se colocan unos clavitos finos cada 20 centímetros para mantenerlo firme mientras se trabaja con la masilla. Es importante que los clavos se mantengan separados ligeramente del cristal para evitar que la presión de los mismos termine causando daños.

Lo último que queda por hacer es volver a montar de nuevo toda la ventana, dejando sin usar durante algunos días (incluso una semana), para asegurar un secado completo.

Recibí nuestros articulos gratis