Cubiertas para piscinas: Características, categorías y modelos más comunes

La instalación de una cubierta permite principalmente disfrutar de una piscina durante todo el año, además de ayudar a los dueños de casa a ganar un nuevo espacio estético, gracias a la existencia de distintas técnicas, formas y materiales de cobertura, que se acomodan a las preferencias, necesidades y presupuestos de las personas.

Usualmente, consisten en estructuras de aluminio y policarbonato que cierran el espacio alrededor de la alberca, con el fin de proteger a ésta y sus ocupantes de las inclemencias del tiempo y de la suciedad (hojas, insectos, tierra, polvo, etc.) que habitualmente se deposita en la superficie de las piletas abiertas.

cubierta alta

La mayoría de las cubiertas para piscinas ofrecen distintas ventajas, que pueden ser mayores o menores dependiendo del tipo de estructura que se elija. Sin embargo, es posible resumir los beneficios más comunes en el siguiente listado:

  • Prolongación de la temporada de baño más allá de las épocas cálidas del año.
  • Aumento de la temperatura interior en otoño o invierno gracias al efecto invernadero
  • Mayor seguridad para los niños y mascotas de la casa al restringir su acceso al agua.
  • Reducción de gastos para la purificación del agua y para la compra de productos de limpieza
  • Reducción del uso de productos químicos purificadores.
  • Mejora estética del entorno de la piscina.

Ahora bien, en este punto es importante aclarar que las cubiertas para piscinas se encuentran englobadas en dos grupos principales: Las cubiertas bajas y las cubiertas altas.

Las cubiertas bajas se montan a no más de un metro de altura sobre el nivel el suelo y su finalidad primordial es la de cubrir el espejo de agua cuando no está en uso. En este grupo se encuentran las cubiertas enrollables, que quedan a ras del piso y cuya función principal es proteger el agua de la piscina de la suciedad ambiente y evitar accidentes por caídas en la misma durante la época invernal, aunque también se puede aprovechar en la temporada de baños para mantener la temperatura del agua durante la noche.

Las cubiertas altas, por su parte, son las que montan en estructuras más elevadas para permitir a los bañistas seguir usando la piscina y en algunos casos transitar sin inconvenientes por debajo de la cobertura.

En esta última categoría también existen diferentes tipos de modelos según el tipo de montaje, el modo de funcionamiento y los materiales utilizados en su fabricación.

De este modo, se puede hablar de las cubiertas para piscinas fijas, que consisten en paneles de aluminio y policarbonato fijados a las paredes o al piso con sistemas especiales de sujeción, sobre los cuales se monta un techo, también de policarbonato. Para brindar acceso al área de la alberca, algunas estructuras frontales o laterales cumplen el rol de puertas deslizantes.

Cubiertas para piscinas móviles o telescópicas

Otra categoría es la correspondiente a las cubiertas móviles o telescópicas. Se trata de la combinación de módulos independientes fijos y retráctiles, permitiendo que estos últimos se deslicen sobre los otros para descubrir parcial o totalmente la piscina. Para que el sistema funcione se requiere la instalación de un sistema de ruedas, carriles o guías y, en algunos casos, de un motor y un mando a distancia.

cubierta telescopica

Su montaje y modo de operar hace que los modelos pertenecientes a esta última categoría sean más costosos que las cubiertas para piscinas fijas.

Recibí nuestros articulos gratis