Pasos básicos para la limpieza general del baño

La limpieza del hogar no suele ser una actividad muy entretenida o querida por sus ocupantes, y el baño es el lugar menos atractivo para esta actividad fundamental para el cuidado de su salud y bienestar, ya que ese lugar se caracteriza por ser un poderoso imán de microbios y bacterias, atraídas por la suciedad, la humedad y el calor.

En general, el nivel de humedad en el baño es mucho mayor que en el resto de la casa, y puede generar rápidamente moho y pudriciones que no sólo son poco saludables, sino que pueden comprometer la integridad de la casa misma.

Pasos básicos para la limpieza general del baño

limpieza-bano-piso

Para simplificar y terminar más rápido una tarea tan poco agradable, puede ser conveniente realizar una lista de pasos básicos para la limpieza general del cuarto de baño:

  1. Tener cuidado con el moho: Lo primero que debe hacerse al emprender la limpieza del lugar es inspeccionar las paredes y el techo para verificar la presencia o no del moho negro, que es común en sitios con mala circulación del aire. Su aparición representa un peligro para la salud de las personas, que pueden aspirar sus esporas y enfermarse. Si se detecta este problema es mejor usar una máscara o atar un pañuelo alrededor de su boca mientras que limpia para evitar inhalar cualquier espora. Para combatir estas manchas se pueden seguir los pasos descriptos en este enlace.
  2. Limpiar la bañera: Algunas veces conviene comenzar a limpiar por lo que demanda más trabajo, y este puede ser el caso de la bañera, debido a su tamaño. Primero se debe enjuagar toda la bañera con agua fría, luego se rocía las superficies con desinfectante y luego se frota todo con una esponja o con un cepillo de cerdas suaves. Finalmente se vuelve a enjuagar, teniendo cuidado de que no queden restos de detergente depositados en las juntas, porque esto puede generar manchas. Para suciedades más resistentes, se puede espolvorear un limpiador doméstico abrasivo sobre la superficie de la bañera, dejándolo reposar un minuto o dos para después frotar con agua y una esponja o un cepillo para fregar.
  3. Limpiar las paredes de la bañera o de la ducha: Generalmente revestidas con baldosas cerámicas o azulejos, se las puede limpiar rociando con un desinfectante y luego fregando hasta que esté limpio. Puede ser difícil limpiar la lechada entre cada baldosa, en cuyo caso se puede utilizar un cepillo de dientes en desuso que se sumerge en un poco de limpiador de argamasa y se frota alrededor de cada loseta.
  4. Limpiar la cortina de la ducha: La cortina de la ducha puede convertirse en uno de los principales hogares de bacterias y malos olores en el cuarto de baño. Esta pieza se lava en una bañera llena de agua jabonosa y desinfectante, y una vez limpia se la puede colgar para que se seque.
  5. Limpiar las paredes y el techo: Este paso no puede faltar, porque representa la mejor manera de evitar el riesgo de moho negro. Para limpiarlos se debe verter un chorrito de lavandina en un balde de agua tibia y aplicar la mezcla sobre cualquier zona propensa al moho, sobre todo el techo arriba de la ducha. Siempre debe asegurarse de usar guantes cuando esté trabajando con este líquido, por más de que esté diluido en agua.
  6. Limpiar el lavamanos: Se debe lavar toda la superficie de la bacha de la misma manera que se hizo con la bañera y enjuagar.
  7. Limpiar el inodoro: Con el mismo desinfectante usado en la bañera y el lavamanos se lava el interior, el exterior y el reborde del tazón. Es conveniente comprar un nuevo cepillo para inodoro cada seis meses.
  8. Pasos finales: Por último, se limpian y desinfectan las encimeras y estantes, se pasa una mopa embebida en desinfectante por el piso y se lavan los espejos con un líquido limpiador de ventanas.

Debe tenerse en cuenta que la cantidad exacta de las tareas que se incluyen en una lista para la limpieza del baño pueden variar dependiendo de la disposición interna del cuarto.

limpieza-bano-inodoro

Si hay repisas, por ejemplo, se debe agregar la labor de limpiar el polvo que se acumule en ellas; o si los cepillos de dientes se mantienen en una taza o vaso, se debe incorporar la tarea de vaciar dicho envase y limpiarlo a fondo.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*