Pisos laminados: Características y ventajas

El piso laminado es un producto que ha progresado notablemente durante los últimos años, gracias a una serie de ventajas que ofrece en materia de durabilidad, mantenimiento y facilidad de instalación sobre distintos tipos de superficies.

Técnicamente, se define como piso laminado al material elaborado en soporte de fibras de madera, compactadas a alta densidad, que pueden sufrir expansiones o contracciones milimétricas, dependiendo de las condiciones de humedad y temperatura en las que se encuentre.

laminados0

Generalmente, cada pieza de este piso está integrada por cuatro capas de distintos materiales y características:

  • La capa superior o externa, que consiste en una película de melamina transparente y protectora, muy resistente. Según su espesor define el tráfico (alto, medio o bajo), o la abrasión a la cual estará expuesto el piso.
  • La capa Interior, impregnada de resinas melamínicas, se prensa junto con la primera para formar una superficie a prueba de desgaste.
  • El núcleo, diseñado para dar una resistencia adicional al impacto, se conforma de un tablero de fibras ultra compactas, por lo general de HDF, MDF o aglomerado.
  • La película estabilizadora, también conocida como balance, está fabricada en una fibra impregnada de resinas melamínicas y se aplica en la parte inferior del sustrato, para darle al piso estabilidad estructural adicional y para resistir la humedad de la placa.

Ventajas del piso laminado:

Como se señaló previamente, este material ofrece una serie de beneficios que le han ayudado a imponerse en el mundo de la construcción.

El piso laminado es higiénico y de mantenimiento sencillo, además de ser muy durable y resistente a la abrasión y el rozamiento propios del tránsito de personas y objetos.

Las capas superiores del piso también le brindan una muy buena protección contra la radiación, lo que ayuda a que mantenga su brillo por mucho tiempo.

Los pisos laminados también se caracterizan por ser antideslizantes, lo que contribuye a evitar accidentes.

Es conveniente aclarar que estas características pueden variar dependiendo de calidad del material usado (en el mercado existe una amplia variedad de pisos laminados) y de un correcto trabajo de instalación.

Para asegurarse que el piso escogido sea duradero y mantenga su mejor aspecto durante un período de tiempo más prolongado, es recomendable seguir una serie de consejos al momento de adquirir este material.

En primer lugar, debe tenerse en cuenta cuál será el tránsito que tiene el área a cubrir, porque es sabido que un dormitorio no registra la misma actividad y paso de personas que, por ejemplo, un baño.

Para los ambientes con tránsito alto (cocina, sala de juegos, comedor, living) es conveniente colocar pisos con un espesor superior a los 8 milímetros. Para los de tránsito medio, se puede optar por un espesor de 7 milímetros, mientras que para los lugares de tránsito bajo o muy bajo se debe elegir un piso laminado de 6 milímetros de grosor.

El grado de resistencia a las manchas, a la humedad y la exposición solar también deben ser tenidas en cuenta a la hora de comprar los paneles de piso laminado.

laminados1

El trabajo de instalación es otro factor que influye en la calidad, durabilidad y estética del piso laminado.

Antes de comenzar a colocar los paneles, es importante verificar que la superficie a cubrir se encuentre bien nivelada, limpia, seca y sin irregularidades. También debe tener una barrera contra la humedad, para asegurar un correcto adosamiento del piso a la base.

Recibí nuestros articulos gratis