Porcelanato y cerámica, diferencias

En cuanto a pisos se trata, las opciones disponibles más buscadas son el porcelanato y el cerámico, pero la realidad es que si bien hay información abundante en la red, no es sencilla de encontrar en un mismo sitio.

Por tanto en este artículo podrán encontrar toda la información necesaria para poder discernir cuál de los dos tipos de pisos son más convenientes para su caso. Veamos…

¿Qué es el porcelanato?

Es una especie de cerámico pero que se compone por cuarzo, arcilla, y demás materiales que son moldeados y prensados para luego ser sometidos a un proceso de secado y tratamiento con calor.

Como resultado final se obtiene una pieza compacta y vitrificada, que resiste el desgaste, casi no absorbe líquido (menos del 0.5%) y es muy versátil.

Resulta tres veces más resistente que los cerámicos frente a los productos químicos de limpieza y rayones como al desgaste generado por el tránsito.

Por otro lado, el hecho de que carezca de porosidad, hace que no absorba líquidos, es mucho más sencillo de limpiar y la suciedad no se adhiere a su superficie.

Pisos de cerámica

Hay gran variedad de pisos cerámicos, y también se los utiliza para revestir paredes, sobre todo en baños y cocinas.

Están categorizados según su soporte al tránsito, ya sea moderado, normal, intenso o muy intenso. También de acuerdo a su porosidad, ya que por ejemplo las losas más rusticas son mucho más porosas que los semigres, teniendo una absorción a la humedad de más del 10% en contra del 3 al 10%.

Porcelanato vs cerámica Foto Pixabay

Diferencias entre Porcelanato y Cerámica

Si bien un porcelanato es un tipo de cerámica, se diferencia de las lozas por varios factores:

  • El color en la parte posterior: el porcelanato es de color blanco o grisáceo, mientras que la cerámica es rojiza.
  • En caso de rotura o cachadura la cerámica deja ver el color rojizo de abajo y el porcelanato al tener un color base claro, no se notará tanto.
  • El porcelanato es más duro y resistente que la cerámica, es un producto con mayor dureza debido a que se lo cocina a altísimas temperaturas que producen la vitrificación de sus componentes.
  • El porcelanato resiste mucho más los impactos, cambios bruscos de temperatura y roturas. Esta característica hace que, a diferencia de la loza, se pueda usar en varios sitios desde el hogar como lugares de altísimo tránsito.
  • Debido a su dureza, otra diferencia es que el porcelanato se tiene que cortar con amoladora con disco diamantado y el filo no siempre va a ser perfecto.
  • Por lo general, el porcelanato, tiene que ser colocado por expertos debido al peso de las piezas, en cambio la cerámica es mucho más liviana y fácil de colocar.
  • Pero esto no es todo, tambien se diferencian por los materiales con los que están hechos

Materiales

Los materiales con los que se hace el cerámico y el porcelanato son casi los mismos (arcilla y agua), pero una de las diferencias es que el porcelanato tiene una arcilla mucho más refinada además de contar con cuarzo y sílice, que son los que le aportan brillo y dureza.

El tamaño de ambos también es una diferencia, por lo general el piso de cerámica no supera los 50×50 cm, ya que es mucho más fino que el porcelanato y si fuese más grande, se quebraría. Los porcelanatos se comercializan en medidas que van de los 60×60 cm en adelante.

Terminaciones

Los porcelanatos, sobre todo el rectificado, tienen los bordes rectos, mientras que la cerámica es más redondeada.

Esta cualidad hace que las juntas del porcelanato sean mucho menos gruesas que las de la cerámica, logrando un acabado mucho más estético.

El porcelanato rectificado

Este porcelanato presenta bordes desbastados y por ello quedan en un ángulo de 90º, permitiendo que las juntas queden mucho más finas y por ende mejore la apariencia del piso terminado.

Humedad: Porcelanato Vs Cerámico

Como bien hemos destacado anteriormente, el porcelanato absorbe mucho menos humedad que el piso cerámico, en cualquiera de sus variedades.

Una manera fácil e inmediata de comprobar esto es humedeciendo la parte posterior de la pieza, si es cerámica va a absorber de inmediato el agua, mientras que no sucederá lo mismo con el porcelanato.

Esta cualidad se debe a que la alta temperatura y presión a la que es sometida la pieza de porcelanato durante su fabricación, hace que se vuelva casi impermeable. En cambio, los pisos cerámicos tienen una cocción normal que no genera esto.

Fuente: Arquitectura simple

Fotos: Pixabay

Recibí nuestros articulos gratis