Cómo impermeabilizar paredes exteriores de ladrillo o cemento

Una vez que se ha levantado o renovado una estructura de mampostería en el exterior, como una pared de ladrillos o cemento, será necesario llevar adelante un trabajo de impermeabilización que ayude a preservar dicha construcción de la acción de la humedad de la lluvia, el hielo, la nieve, e incluso del agua que se utilice para su limpieza.

Debe tenerse presente que, con el paso del tiempo, el agua puede filtrarse a través de las uniones de los bloques, por culpa de una lechada de mala calidad, o bien puede penetrar en el propio ladrillo o cemento a través de los poros de dichos materiales. Esto puede terminar provocando grietas o daños físicos internos, tornando la estructura defectuosa e inestable.

Cómo impermeabilizar paredes exteriores de ladrillo o cemento

Afortunadamente, existen en el mercado diferentes productos especialmente hechos para impermeabilizar paredes exteriores de ladrillo o cemento que también pueden aplicarse para proteger otros trabajos, como escaleras, caminos, columnas, etc.

La impermeabilización para mamposterías suele presentarse como pintura para frentes y exteriores, viviendo en una variedad de colores, de modo que a su función protectora se le incorpora el valor agregado de servir como elemento decorativo, haciendo innecesaria la aplicación de otro producto de terminación.

Sobre qué producto comprar para impermeabilizar una pared exterior de ladrillo o cemento, debe tenerse en cuenta que son mejores aquellos que ofrezcan un mayor poder cubritivo, sean de fácil aplicación (con pincel, pistola o rodillo), tengan más durabilidad, y posean una buena permeabilidad al vapor de agua que permita “respirar” a las paredes tratadas.

Una vez adquirido el impermeabilizante para exteriores que se va a utilizar, se debe preparar la superficie sobre la que se va a trabajar, de modo que quede completamente libre de suciedad o polvo que pueda dificultar la adherencia de la pintura. Repasar la pared con un cepillo de cerdas duras puede servir para realizar una limpieza a fondo y dejar todo listo para la aplicación.

Para asegurar un mejor resultado, el producto impermeabilizante para paredes de ladrillo o cemento debe prepararse respetando las indicaciones del fabricante, revolviendo la mezcla constantemente con una paleta de madera hasta que esté suave y no se vean grumos. Luego, se deja reposar por el tiempo señalado en las instrucciones para luego comenzar a pintar.

Debe tenerse en cuenta que la mayoría de estas pinturas para exteriores requieren ser usados dentro de un determinado plazo luego de su preparación, así que tampoco debe descuidarse ese aspecto si se quiere obtener un trabajo final satisfactorio.

Aplicación del impermeabilizante de paredes exteriores

En algunos casos, se recomienda humedecer con agua limpia el área sobre la que se va a trabajar y luego aplicar la primera mano de pintura impermeabilizante. Para que mantenga su fluidez, se debe agitar la solución frecuentemente durante el proceso de pintado para evitar que se asiente.

Después de cubrir toda la pared exterior de ladrillo o cemento, se deja que la pintura seque por el tiempo recomendado por el fabricante (por lo general, demanda de seis a ocho horas de curado), y se prosigue con la aplicación de la segunda y última mano, repitiendo el procedimiento de la primera capa.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*