Cómo pintar una habitación con pincel o con rodillo

Como hemos visto en otras oportunidades, el trabajo de pintar una habitación puede ser realizado prácticamente con cualquier persona, siempre y cuando se disponga de una correcta planificación previa, se tengan algunos conocimientos básicos sobre las técnicas,y se cuente con las herramientas y materiales indicados.

En este post se expondrá cuál es el modo más eficiente de pintar las paredes de una sala, ya sea que para realizar esta tarea se utilice un pincel o un rodillo.

Cómo pintar una habitación con pincel o con rodillo

Planificación: Conocer las medidas del espacio a pintar o las condiciones en que se encuentran las superficies sobre las que se va a trabajar, son puntos importantes a considerar antes de comenzar con el trabajo real, pero no son los únicos. Remover los muebles fuera de la habitación o apilarlos en el centro del espacio y cubrirlos con trapos es también un paso indispensable si se quiere trabajar sin obstáculos y sin peligro de ensuciarlos.

Si también se planea pintar el techo, conviene desconectar y quitar las plantas, lo que ayudará a hacer un trabajo más rápido y limpio. Otro consejo sugiere retirar todas las cubiertas de los interruptores eléctricos y de los tomacorrientes, apliques de pared, colgadores de imágenes y cualquier otro accesorio.

Se debe enmascarar con cinta de pintores alrededor de ventanas y otras obras de carpintería, como zócalos, molduras de techo y marcos de puertas. También se recomienda colocar paños o plásticos para cubrir el piso y asignar un área en la habitación donde se reunirán las herramientas y se realizará la mezcla de la pintura.

Preparación de la superficie: Ya sea que se utilice pincel, rodillo o pistola pulverizadora, es importante que tanto las paredes como el techo a pintar se encuentren grietas, agujeros ni otros daños similares, además de estar libres de polvo, grasas y cualquier otro tipo de suciedad. Esto ayudará a que el acabado sea lo más perfecto posible y al mismo tiempo asegurará una mejor adhesión de la pintura al soporte.

Elección de los materiales y herramientas adecuados: Al momento de comprar la pintura se recomienda consultar sobre qué tipo de pincel o rodillo es el más adecuado para ese trabajo. Los rodillos se comercializan en diferentes materiales o longitudes de fibra que corresponden con diferentes tipos de pintura y acabados deseados. En general, cuanto más rugosa es la superficie, más larga debe ser la lanilla del rodillo.

Los pinceles y rodillos sintéticos generalmente se usan con látex o pintura a base de agua, mientras que las pinturas a base de aceite y alquídicas generalmente requieren brochas y rodillos naturales o sintéticos.

Los pinceles vienen en muchas formas y tamaños. Las brochas para pintar paredes tienen por lo general de 3 a 4 pulgadas de ancho y están diseñados para grandes extensiones planas. Los cepillos de 2 o 3 pulgadas de ancho son ideales para marcos de puertas y ventanas.

Técnicas de pintura con pincel y con rodillo

Para pintar con pincel, se lo debe cargar sumergiendo un tercio de sus cerdas en la pintura, retirándolas haciéndolas pasar contra el borde interno del recipiente para escurrir el exceso de pintura. Posteriormente, se aplican pinceladas largas y suaves sobre la pared para evitar que queden rayas o marcas del pincel.

Siempre es conveniente trabajar de arriba hacia abajo, ya que esto ayuda a ver y corregir cualquier goteo o carrera mientras se avanza. Si se está pintando una habitación entera, primero debe pintarse el techo y luego las paredes.

Si se va a utilizar rodillo, se recomienda usar uno de 12 pulgadas (30 centímetros, aproximadamente) con una altura de tela o lanilla que mejor se adecue al tipo de pintura seleccionada y el acabado que se desee lograr. Debe tenerse cuidado de no sobrecargar la herramienta con pintura. Para ello, se sugiere llenar la bandeja e inclinar el rodillo hasta la mitad y luego girarlo hacia el borde de la bandeja para eliminar el exceso de líquido.

Cuando se pinta con rodillo, se aplica la pintura primero en un patrón en W vertical superpuesta para luego volver a pintar horizontalmente, trabajando en una superficie de un metro cuadrado. Luego se vuelve a cargar el rodillo y se comienza una nueva aplicación fuera del espacio ya pintado.

Debe cubrirse todas las áreas de la pared y tratar de evitar puntos perdidos. No hay que preocuparse si la primera capa se ve delgada, parece más clara que el color que eligió, o no oculta por completo la pintura original. Por lo general, se requiere una segunda aplicación para proporcionar una capa uniforme y terminada que coincida exactamente con el color que se eligió.





Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*