Construcción en seco y Steel Framing, edificación sustentable

La Construcción en seco y el Steel Framing son un estilo de edificación que no emplea humedad y se están imponiendo con fuerza dentro del mundo de la construcción.

Este sistema ya es considerado como construcción tradicional, son muchos los proyectistas, inversores y constructores que se han volcado al mismo debido a la limpieza del método, la rapidez, eficacia energética, sustentabilidad, bajo mantenimiento y menores costos.

Cabe destacar que hay que diferenciar los sistemas de construcción en seco convencionales que emplean tabiques divisorios, cielorrasos y revestimientos de paredes, del sistema steel frame, el que permite construir en seco muros portantes. Los perfiles son capaces de soportar el peso de las estructuras de la vivienda, como entrepisos, cerramientos, exteriores, naves industriales, etc.

El steel frame o steel framing es una construcción en seco evolucionada, ya que en comparación con la convencional ofrece un mayor aislamiento acústico y térmico, la obra es limpia y la terminación de todas las superficies es casi perfecta.

Beneficios de la construcción en seco

Se trata de una forma de edificación que ofrece bastantes ventajas sobre la construcción convencional, no solo con respecto  a la limpieza sino también porque requiere de muchísimas menos horas de trabajo y permite una recuperación de la inversión a corto plazo.

Tanto la construcción en seco como el Steel framing ofrecen un ahorro energético del 70% en comparación con la construcción de ladrillos, tanto en la refrigeración como en la calefacción de los ambientes. Paralelamente a ello, al no emplearse agua durante la obra, la casa está lista para ser habitada desde que se culmina la edificación, sin las complicaciones que surgen con la construcción convencional como el polvo, la humedad, los tiempos de fraguado, etc.

Los muros de la construcción en seco tienen menor espesor, lo que ofrece un 8% de espacio adicional en la misma superficie frente a la edificación con ladrillos.

Menores costos y tiempo de obra

Para erigir una casa con este sistema se requiere de un tercio del tiempo que la obra húmeda, es posible hacer una casa de 60 m2 en sólo 45 días. Una obra ejecutada con steel framing se hace un 60% más rápido que una de ladrillos ya que no emplea materiales húmedos que necesitan tiempo de fraguado.

Otro de los beneficios es que el costo de flete es casi nulo, los materiales empleados en la construcción en seco son más livianos y ocupan mucho menos espacio ya que se trasladan apilados unos sobre otros.

En cuanto al valor de los materiales y la mano de obra hay una reducción del 4%, no requiere de canalizaciones para instalaciones y se reducen los costos indirectos que tienen relación con la duración de la obra. Por otra parte, casi no hay desperdicio de materiales.

Edificación sustentable

La construcción en seco emplea materiales seguros, eficientes y confortables, y el proceso de edificación minimiza el impacto ambiental ya que se erige sobre el concepto de una arquitectura sostenible, empleando de manera racional y eficiente todos los recursos, ya sea de materiales o de energía.

Fuente: clarín

Foto: pixabay

Recibí nuestros articulos gratis