Cortadoras de azulejos: Cómo elegir la adecuada

Las cortadoras de azulejos, ya sean manuales o eléctricas, son herramientas de gran ayuda para aficionados o profesionales de la construcción. Su facilidad de operación permite obtener distintos tamaños y formas de baldosas o mármoles de manera más rápida y con un menor esfuerzo.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que en el mercado existe una amplia oferta de estos productos cuya calidad y efectividad puede variar. El material con el que se va a trabajar, la durabilidad del diseño, la ergonomía y el precio son características a considerar al seleccionar la herramienta adecuada.

Las piezas con las que se va a trabajar pueden ser de porcelana, cerámica, piedras naturales (mármol, pizarra, granito, etc.), o terracota. Por ejemplo, las baldosas de porcelana suelen ser más fuertes que las de cerámica, así que convendría una cortadora de azulejos con rueda de corte de carburo de tungsteno.

Si se busca un modelo que permita trabajar con cualquier tipo de baldosa, lo mejor sería conseguir una herramienta con una rueda de corte recubierta de titanio y con carriles de acero de alta calidad. Obviamente se tratará de un producto más caro.

Para evitar resultados decepcionantes, conviene consultar con el vendedor o con el mismo fabricante (a través de la Web). Seguramente ellos sabrán recomendar cuál modelo de cortadora se adapta mejor al material con el que se trabajará.

En este punto también es importante considerar el tamaño y grosor de las baldosas. Éstos parámetros indicarán la base y altura de corte que deberá tener la cortadora de azulejos.

La ergonomía es otro factor de peso cuando se compra esta clase de herramientas. Por ejemplo, un mango de goma antideslizante ofrece más comodidad para realizar los cortes, reduciendo la fatiga del operador si tiene que cortar muchas baldosas.

Cortadoras de azulejos: ¿Manual o eléctrica?

Las cortadoras de azulejos eléctricas ofrecen varias ventajas al usuario. Por lo general, permiten trabajar con todo tipo de material, demandan mucho menos esfuerzo, generan menos polvo y ofrecen acabados más precisos.

Estas herramientas también facilitan el trabajo con baldosas de gran grosor y tamaño, además de permitir más tipos de cortes.

Su precio y el hecho de que dependan de una fuente de alimentación eléctrica pueden ponerlas en desventaja respecto de las cortadoras de azulejos manuales. Éstas suelen ser más económicas, portátiles y necesitan menos cuidados y mantenimiento.

Por esos motivos, las cortadoras de azulejos eléctricas resultan más adecuadas para constructores profesionales que tienen un mayor demanda de trabajo.

Recibí nuestros articulos gratis