Cómo parchar un techo de yeso antiguo

Los techos de listones y yeso en casas de cierta antigüedad tienden a agrietarse con el paso de los años, y eso se hace más que evidente cuando se ve parte de ese material hincharse, partirse y sobresalir debido a que comienza a separarse de la madera.

Si este problema sólo afecta una pequeña área del techo, se puede llevar a cabo una reparación sencilla que implica al colocación de un parche de cartón-yeso utilizando técnicas de construcción en seco que por fortuna no demandan grandes habilidades técnicas.

Cómo parchar un techo de yeso antiguo

Para hacer un parche de reparación de un techo de yeso, lo primero es determinar el espesor del mismo, a fin de comprar una placa de similar profundidad y asegurarse de que el parche quede nivelado con el resto de la superficie.

Para quitar las partes sueltas y abultadas del área afectada es conveniente usar una mascarilla, gafas protectoras y, si es posible un casco, ya que este trabajo de limpieza no sólo puede resultar tedioso, sino también peligroso por el desprendimiento inesperado de polvo y pedazos de material.

Para empezar, se procede a abrir una de las grietas con la ayuda de una espátula o una herramienta similar e ir arrancando las secciones sueltas de yeso para exponer los listones de madera. Se continúa hasta retirar todas las partes sueltas del yeso y haber dejado expuestas las vigas a las que se deberá clavar el parche de cartón-yeso.

Con la ayuda de una cuchilla para durlock se emparejan lo más posible los bordes del agujero creado y a continuación se coloca una hoja de periódico sobre el mismo para marcar su contorno con un lápiz o marcador.

Luego se retira el patrón y se lo recorta siguiendo la línea trazada con lápiz. Se coloca la pieza de papel sobre la placa nueva, la que se cortará siguiendo el contorno delineado para obtener la forma definitiva del parche. Para ello es necesario colocar la placa de cartón-yeso sobre una superficie firme y luego proceder al corte, usando para ello una sierra.

Seguidamente, se comprueba el correcto ajuste del parche sobre el agujero en el techo. Si es necesario, se deberá raspar más del yeso de este último para dejar un espacio más cómodo de hasta 3 milímetros. Se coloca el parche en su lugar y se verifica que sus bordes coincidan y que la nueva pieza de reparación se encuentra al mismo nivel que la superficie del techo.

En caso de que la placa nueva sea más delgada y se necesite rellenar la distancia vertical entre el techo y el parche, se puede colocar unas cuñas de cartón rígido o madera contrachapada que se clavan a las vigas.

Foto: B&Q

A continuación, se clava el parche a los listones del techo a través de las cuñas previamente colocadas y se aplica cola vinílica con un pincel sobre los bordes del parche y el yeso circundante y se deja secar. Luego se rellena el espacio vacío que pudiera haber quedado alrededor del parche con una mezcla de cemento.

Una vez seco, se puede ligar con una lija de grano fino para emparejar la superficie, y posteriormente se extiende con espátula o cuchilla una capa de masilla para placas de yeso.

Finalmente se suavizan la superficie y los bordes con una esponja húmeda. Cuando todo esté seco, se puede alisar con lija antes de proceder a repintar el techo de yeso.




Le gustó este artículo? Reciba los articulos en su correo electrónico!

Otros temas de Albañiles .org que pueden interesarte

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*